¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
19 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Urgente: líderes se buscan

Lunes, 25 de marzo de 2024 01:03

El desbarajuste que Javier Milei metió en la escena nacional, dejó patas para arriba a todo el espectro político. Y coincidiendo con los primeros cien días de gobierno libertario, todos comenzaron a reaccionar, dejando en evidencia la crítica situación de unos y el desconcierto de otros, y en todos los casos, revelando una ausencia de liderazgos sólidos. El "Síndrome del vacío de jefes" alcanza al PJ, a los Renovadores, a la UCR, al PRO, a la CC, a LLA, y sus coletazos se advierten claramente en el gobierno nacional y en el provincial.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El desbarajuste que Javier Milei metió en la escena nacional, dejó patas para arriba a todo el espectro político. Y coincidiendo con los primeros cien días de gobierno libertario, todos comenzaron a reaccionar, dejando en evidencia la crítica situación de unos y el desconcierto de otros, y en todos los casos, revelando una ausencia de liderazgos sólidos. El "Síndrome del vacío de jefes" alcanza al PJ, a los Renovadores, a la UCR, al PRO, a la CC, a LLA, y sus coletazos se advierten claramente en el gobierno nacional y en el provincial.

ANÍBAL DOMINGO FERNÁNDEZ. ABOGADO Y CONTADOR PERONISTA, SEGUIRÁ AL FRENTE DE LA INTERVENCIÓN DEL PJ JUJEÑO

El Congreso Nacional del PJ, dominado por un cristicamporismo cada vez más cuestionado y débil desde que perdió el poder, mostró la cara más feroz de una interna a la que los peronistas venían desacostumbrados. Del congreso se recordará la dureza del choque entre los K y los anti K. De un lado denunciaban "vergüenza por la militancia rentada que prostituye la política" y del otro sólo atinaban a pedir "respeto para todos los sectores". Con Cristina Elisabet Fernández de Kirchner en voluntario segundo plano, con Alberto Fernández sacado de la escena, apareció una "conducción colegiada" de vicepresidentes, donde junto a Cristina Álvarez Rodríguez, Analía Rach, Lucía Corpacci, sobresalen Axel Kicillof y Juan Manzur. Sólo Axel ensayó un discurso convocando a la unidad y la victoria, que no fue ni creíble ni inolvidable. A los "colegiados" se incorporarán más figuras de dirigentes y gobernadores lo que evocó automáticamente la enseñanza de Perón: "Si quieren que algo no funcione, formen una comisión".

Para Jujuy, el congreso ratificó la intervención creada por Alberto, sin explicar si fue un premio a la gestión realizada hasta aquí, o una expresión de confianza hacia una futura tarea. Aníbal Fernández y Gustavo Menéndez seguirán al frente, mientras voces de rápidos reflejos se alinean hablando de unidad, y piden no resolver los temas del PJ jujeño entre cuatro personas y cuatro paredes. Pero los que hablan son los mismos de siempre y entre las mismas paredes. Es que sobran problemas y faltan líderes.

El congreso de los neoperonistas del Frente Renovador de Sergio Massa, para marcar diferencias y distancias, se reunió el mismo día y hora que el PJ. El excandidato de UxP rechazó ocupar algún cargo. Desde su cómoda ubicación en la primera fila, comandó con sonrisas y gestos la reunión que consagró autoridades y aplaudió la designación del ignoto diputado Diego Giuliano como presidente y la conformación de una mesa nacional con representantes de todas las Provincias, entre las que Jujuy brilló por su ausencia. El exhombre fuerte de Argentina y su esposa Malena Galmarini, abogaron una nueva identidad partidaria y hasta una nueva imagen visual en redes. Lo del liderazgo fuerte quedó, por ahora, pendiente.

Los radicales siguen luchando consigo mismos. No se puede afirmar que el presidente Martín Lousteau, herencia de Gerardo Morales, sea un líder firme en el centenario partido. Los presidentes de sus bloques en el Congreso (Rodrigo de Loredo y Eduardo Vischi), y sus gobernadores, juegan sus propios juegos, obligados por el mileísmo y maniatados por sus limitaciones políticas y económicas. Un ejemplo es Jujuy, donde Carlos Sadir, brega por sostener puentes transitables hacia Casa Rosada, donde lo siguen emparentando con la antigua conducción nacional y provincial de GM, a quien no le perdonaron, ni le perdonarán, los furibundos ataques de campaña. Justamente mañana Sadir viajará a Salta donde con los pares del Norte Grande, volverá a discutir con Guillermo Francos "temas de una agenda federal" paso previo para lubricar otra reunión posterior directamente relacionada con la ley bases y el proyecto fiscal. Pero Carlitos en medio del turbión, afirman los que lo conocen, "es más duro y firme de lo que muchos creen y está dispuesto a consolidar la autonomía que le asegure su gestión, aunque algunos hoy todavía, confunden roles y no distinguen etapas diferentes" dicen, hablando de liderazgo.

No es distinto en el PRO: Mauricio Macri reasumirá la conducción de su creación política, llevando como vices a Soledad Martínez y a Damián Arabia, entre miradas torvas y altas tensiones con Patricia Bullrich. El expresidente vuelve así a los primeros planos, y mientras trata de bajar los decibeles de su interna, tendrá que reacomodar sus relaciones con LLA, súbitamente afectadas, entre otros temas, por la decisión de Milei de enviar al congreso el nombre de Ariel Lijo (un "Juez Comodoro PY"), para integrar la CSJ. La tarea de MM en realidad, más que temas puntuales, será restablecer el liderazgo indiscutido que otrora ejercía en su partido. Y ocuparse de recuperar la territorialidad que en casos como los de Jujuy, perdió hace tiempo.

En la Coalición Cívica, criatura de Lilita Carrió, no se discute su conducción, pero se mira con preocupación la involución y el achicamiento del espacio, producto de los rechazos cada vez más abrasivos de la jefa a los movimientos y propuestas que quienes hasta hace poco eran sus socios políticos. En Jujuy, sus referentes o fueron absorbidos por el oficialismo radical, como hace años el batallador y eficiente Federico Medrano, o quedaron hoy tañendo campanas de palo, como el solitario José María Albizo Cazón.

Con Javier Milei, LLA es la única que muestra solidez de liderazgo en la figura del presidente. Pero es un liderazgo en muchos sentidos errático, lleno de zonas grises, que sigue tensando al máximo la confianza y la esperanza que la gente todavía mantiene depositadas en su gestión, y que pueden agotarse súbitamente. Desde el desorden y la improvisación y las constantes e innecesarias embestidas contra sectores de la vida nacional y hasta episodios ridículos e impresentables como el de la senadora jujeña del espacio libertario Vilma Bedia, muestran la inmadurez de ese liderazgo que debería, de manera urgente, revisar sus desmesuras y unificar las actitudes con los principios declamados.

.

.

.

.

.

.

.

.

.