¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
22 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Importantes lecciones de Perú que debería tomar la minería salteña

Pablo de la Flor, directivo de la minera Poderosa, brindó un panorama detallado de la actividad en ese país. Tanto por el crecimiento como por las problemáticas en el rubro, hay mucho por aprender de la experiencia peruana.
Jueves, 18 de abril de 2024 17:32

La minería en Perú es desde hace 20 años una de las principales actividades económicas, con todo lo que significa en cuanto a ingresos y creación de empleo. Su volumen de producción está entre los primeros de los listados mundiales en varios minerales. Sin embargo, a pesar de ese desarrollo, hay desafíos que enfrenta el país andino que frenan el crecimiento en el rubro, sobre los que en Argentina, y en particular Salta, se debería tomar nota.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La minería en Perú es desde hace 20 años una de las principales actividades económicas, con todo lo que significa en cuanto a ingresos y creación de empleo. Su volumen de producción está entre los primeros de los listados mundiales en varios minerales. Sin embargo, a pesar de ese desarrollo, hay desafíos que enfrenta el país andino que frenan el crecimiento en el rubro, sobre los que en Argentina, y en particular Salta, se debería tomar nota.

 

 

Para hablar tanto de la parte positiva como de los inconvenientes que atraviesa minería peruana, en uno de los paneles que se brindaron ayer en el ciclo Hablamos de los que Viene de El Tribuno se presentó Pablo de la Flor. Es gerente de Asuntos Corporativos de la compañía minera aurífera Poderosa y cuenta con la experiencia de haber sido director ejecutivo de la Sociedad Nacional de Minería, Petróleo y Energía de Perú.

Contó que la minería es "la gran locomotora del crecimiento peruano". Representa el 11% del producto bruto interno (PBI) del país. El 21% de la recaudación fiscal de esa nación se explica por la actividad minera. Además significa el 14% de la inversión privada, genera casi 2 millones de empleos directos e indirectos y se lleva el 60% de las exportaciones.

Por cada empleo minero directo que se crea en Perú, se generan otros 6 en diferentes sectores.

Esto gracias a un conglomerado (o "cluster", en la jerga empresaria) vinculados a servicios y funciones de distinto tipo que soportan y permiten la gran proyección minera de Perú.

Está compuesto de empresas mineras de talla mundial y con creciente participación de locales.

 

MIRÁ LA PRESENTACIÓN COMPLETA DE PABLO DE LA FLOR

 

"Además tenemos asociaciones empresariales muy potentes que les permite a los empresarios mineros articular sus demandas y relacionamiento con las autoridades", explicó.

Mencionó, también, la participación del sector académico ligado al desarrollo minero. "No solamente con la provisión de técnicos e ingenieros especializados en estos temas sino también con el desarrollo de la investigación que se comienza a trasladar al trabajo de las empresas mineras", señaló.

Agregó que existe un grupo grande de consultoras y proveedores de todo tipo, con un fuerte desarrollo de empresas locales. Dio el ejemplo de dos firmas peruanas que se dedican a la construcción de equipos para la minería subterránea que ya tiene presencia en otros países, principalmente de África.

Extración de cobre

Especificó que el principal mineral que actualmente produce el país es el cobre. El metal, clave para la revolución energética global, representa el 57% de la producción minera y dentro de la minería en su conjunto el 60% de las exportaciones.

Hasta el año pasado Perú era el segundo productor mundial de cobre y se vio superado este año por el Congo. Chile está en el puesto 1.

El país es el tercer productor mundial de plata, segundo de zinc, octavo en oro y cuarto en estaño, entre otros

Las inversiones privadas en la última década en minería alcanzaron en Perú casi 53 mil millones de dólares y si la cuenta arranca desde hace 20 años, la inversión alcanzó los 85 mil millones.

En cuanto los desafíos del sector, De la Flor mencionó tres situaciones. En primer término la conflictividad social, "que ha venido lastrando el crecimiento del sector", afirmó. Luego se encuentra una afixiante burocracia que hasta hizo desistir inversiones. Y por último, la minería ilegal que comenzó a tomar mucha relevancia en los últimos años.

PUBLICIDAD