descuentos
Las marcas dan descuentos del 50 por ciento para bajar stock

Primero le echaron la culpa al clima. El calor que caracterizó al otoño fue el motivo por el cual se explicaba la floja performance del negocio de la indumentaria. Cuando por fin llegó el frío, los comerciantes se percataron de que las negociaciones salariales venían lentas, por lo cual se producía el temido efecto “precios nuevos con sueldos viejos”.

Una nota en el sitio iProfesional, aporta jugosos elementos.

Pero, ya bien entrado junio, todos habían cobrado con aumento, encima muchos con retroactividad y además comenzaba a sentirse el “efecto aguinaldo”... y los números seguían flojos.

De allí que los consumidores que vayan estos días, aguinaldo en mano, a renovar su placard, pueden aprovechar los descuentos que se otorgan en los shoppings, que van desde el 20% a un 50%, dependiendo de cada marca.

No es la primera vez que las firmas apelan a estrategia de liquidar la mercadería antes de tiempo.

La encuesta de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) marca que, en un contexto de retracción general del comercio minorista (una caída interanual de 3,4% de las ventas en el primer semestre), el rubro textil seguía afectado.

A pesar de contar con alicientes extra, como el Día del Padre, en junio apenas hubo una recuperación del 1,5% en el rubro indumentaria, mientras que el “textil blanco” siguió cayendo, con un variación negativa de 2,8 por ciento.

Estrategia

A esta altura, resultaba evidente que, sin alguna estrategia que moviera el mercado, el público seguiría sin reaccionar. O al menos, eso es lo que pensaron los estrategas del marketing de la ropa, que echaron mano al recurso de las liquidaciones de final de temporada.

Faltan dos largos meses para que termine el invierno, es cierto, pero la mercadería vieja se acumula. Y la necesidad tiene cara de “sale”, a juzgar por las liquidaciones.

Más allá de que existe una ley que reglamenta las rebajas típicas de los cambios de estación, las firmas hacen caso omiso a la normativa y empiezan a vender su mercadería a muy bajo precio con mayor antelación por temor a que quede “colgado” en las perchas buena parte del capital de trabajo.

Una recorrida por los shoppings

Al recorrer los shoppings salta a la vista que las marcas comienzan a buscar desesperadamente desprenderse de los artículos que no pudieron comercializar del período otoño-invierno y, de paso, anticipar el lanzamiento de la temporada primavera-verano.

“Los comercios se adelantan cada vez más a la hora de sacarse de encima la mercadería que les queda”, dice a iProfesional Fabián Castillo, subsecretario institucional nacional e internacional de la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME).

En tanto, Gonzalo Fonseca, director estratégico de la consultora Havas Media, indica que los empresarios “estaban vendiendo poco y tienen que cumplir con los objetivos que se habían propuesto en un principio”. Es por eso que las distintas firmas ofrecen en estos días llamativas rebajas, muy superiores a las que se obtienen durante el resto del año. Y todo esto ocurre a pesar de que todavía restan más de dos meses para la llegada de las estaciones más cálidas.