Rosario de Lerma
Buscan recuperar el proyecto de reserva en el río Carabajal

La recuperación de una vieja reserva natural con 700 hectáreas ubicadas en las márgenes del río Carabajal  está en proceso. El proyecto contempla la puesta en funcionamiento de  un destacamento de guardaparques,  áreas protegidas, sector de observación de flora y fauna y erradicación  de basurales.

Los relevamientos fueron realizados por personal de la Secretaría de  Ambiente y concejales del municipio  de Rosario de Lerma, quienes intentarán desempolvar un viejo anhelo  de esta comunidad que es el de tener  un área protegida para delimitarla  como reserva natural.

En la actualidad las riberas del Carabajal se extienden desde la zona de  La Florida -en jurisdicción de La  Merced- hasta la cuenca alta del río  Rosario, a la altura de Campo Quijano. Las franjas costeras abarcan de  seis a diez kilómetros en proximidades de los ríos Corralito y Rosario.

En el año 1961 un decreto provincial declaró área protegida el lote cinco de Carabajal, como se lo llamó en  aquel entonces a este sector. Las tierras pertenecen a propiedades privadas y nunca se iniciaron las acciones  enmarcadas en la ley de protección  ambiental.

Hoy se quiere reflotar aquel viejo  proyecto porque “declarar zona protegida a este sector traerá beneficios  tanto para los privados como para el  ámbito público”, según la concejal  Sara Gerez, presidente de la comisión  de Medio Ambiente del Concejo Deliberante.

“Se pueden controlar los desmontes hasta elaborar un plan de forestación a gran escala de especies autóctonas. Debemos iniciar este trabajo  antes que sea demasiado tarde”, dijo.
La concejal señaló: “Es importante  recuperar esta zona que incide directamente en la cuenca que desemboca  en el dique Cabra Corral”. 

La iniciativa fue presentada en el  cuerpo legislativo municipal y apoyada por la mayoría de sus integrantes, incluso los trabajos de campo se  realizaron con la presencia de los  concejales de distintas bancadas que  componen el concejo.

En este primer informe se hizo notar un escenario bastante diezmado  por el hombre y sus actividades.  Ambas orillas están erosionadas por  la sedimentación, tala indiscriminada y por espacios alambrados por  particulares sin autorización, que son  quitados a la ribera natural. 

También se descubrieron micro  basurales de desechos domésticos e  industriales depositados a un costado de los brazos del río. 

La flora y fauna tan rica en la zona,  ahora es casi nula. Las especies han  tomada las tierras altas. 
“Es un trabajo arduo y de concientización. Para preservar el medio  ambiente debemos comprometernos todos, desde el sector público al  privado”, destacó Gerez y agregó que  “como el área es tan grande, comenzaremos rediseñando un espacio  protegido, quizás con menos hectáreas involucradas. Un pequeño territorio con ubicación accesible para  todo público y luego iremos por  más”.

Declaración de interés para
preservar el lugar

A partir del proyecto que están encarando los concejales para delimitar un espacio del medio ambiente protegido, con fines turísticos y ecológicos, también fueron declaradas de interés municipal las actividades deportivas que se desarrollan en el sector de Carabajal. 

El objetivo es el de dar a conocer esa zona de enorme belleza y también protegerla de la depredación humana.

Para ello se destacó la labor del grupo Confraternidad, que realiza pruebas de ciclismo de montaña en la zona de Rosario de Lerma.

“A través de esta actividad deportiva tan seguida por grandes y chicos en todo el Valle de Lerma, logramos saber de la realidad ambiental de Carabajal”, manifestó, en diálogo con El Tribuno, la concejal Gerez. 

La edil agregó que “este grupo de deportistas desenmarañó el daño que sufre esta zona de riberas del río”.

“Además de reflotar viejos proyectos de conservación ambiental, también destacamos el rol del deporte en esta acción de cuidado ambiental”, sentenció la concejal.

Finalmente, Gerez aclaró que “una vez que nuestro proyecto avance, buscaremos ir cumpliendo con la ley, tal como fue el viejo proyecto de la década del 60. Las leyes benefician al medio ambiente, no al que lo destruye”.