El cuidado del pelaje (cepillado), garras, ojos, oídos y dientes son acciones simples que contribuyen a que el gato tenga bienestar y salud cuando se aplican con regularidad.

Si de pequeño ha sido bien socializado, un gato adulto podrá ser beneficiado con estas simples acciones que representan los cuidados básicos que un gato deberá recibir durante toda su vida. Si el gato muestra resistencia se deberá tener mucha paciencia y gentileza, no dude en pedir consejos a su médico veterinario o profesionales. Se debe eliminar el pelo muerto. Además de su función estética, el cepillado evita que el gato ingiera una cantidad excesiva de pelo muerto cuando se asea. Hay que recordar que esta actividad representa el 30% de su tiempo y que la muda de pelaje de un gato que vive en interiores se lleva a cabo durante todo el año. El cuidado del pelaje implica el constante cepillado y la eliminación del pelo muerto. Con el pelaje largo, como el pelo del Persa, el cuidado es obligatorio y debe hacerse diariamente. El pelo debe ser desenredado con un peine y a continuación cepillado y secado. Para el pelaje corto y liso como el de los siameses o los abisinios, lo único que se necesita es pasar suavemente la mano. El pelo es el reflejo de una dieta equilibrada. Un déficit de proteínas o la deficiencia de ciertos aminoácidos pueden acelerar la pérdida de pelaje, frenar su crecimiento y ser responsable de un pelaje sin brillo y quebradizo.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...