Video. Salteños en Chile: la fe en primera persona durante la visita del Papa

Texto: Bernardita Ponce Mora. Fotos: Javier Corbalán. Video: Federico Medaa

Tras recorrer más de mil kilómetros y atravesar la cordillera de los Andes sobre cuatro ruedas, unas 268 personas de la Prelatura de Humahuaca, que abarca parte de Jujuy y de Salta, llegaron a Iquique para conocer al Papa y se emocionaron cuando Francisco entró al campus Lobito para celebrar una misa frente a más de 100 mil peregrinos.
“Vine a ver al Papa por la fe. Dicen que la fe mueve montañas y acá estamos con este grupo de Salta y Jujuy. Estoy emocionada por haber transcurrido cerros, montañas y desiertos para llegar acá con el objetivo de participar de la misa del Papa”, expresó Juliana Angelo, docente de Santa Victoria Oeste, quien además aprovechó el viaje para conocer Chile.


Era la primera vez que Juliana iba a ver a un Papa, y aseguró que estaba orgullosa porque Francisco es argentino. “Si lo viera de cerca, no tendría palabras”, confesó.
Hilda Yugra, otra peregrina de Santa Victoria que llegó a Iquique con sus hermanas y sobrinas, contó que tenían todo preparado y organizado y que, si bien el viaje fue largo, pudieron disfrutarlo. “Teníamos el objetivo de venir a recibir al Papa. Tenemos fe en él, que representa a Dios. Él nos dio fuerza y ánimo y nos llenó más del Espíritu Santo”, relató. Hilda contó que sentía una felicidad tremenda porque la comunidad viajó unida y compartió varios días en Chile.


El sacerdote Ángel Rómulo Casimiro viajó a Iquique junto a un grupo de personas de la parroquia Santa Rosa de Lima, de la ciudad de General Güemes, y fue uno de los curas que celebró la misa con Francisco.
Esta no es la primera vez que la comunidad güemense estaba cerca de Francisco. “Hemos decidido llegar a Iquique, el lugar más cercano al que podíamos acceder, para participar de la venida del Papa a Chile pero ya lo hemos seguido en Bolivia y en la canonización de Brochero, en Roma”, recordó.
Sobre la sensación que tienen los peregrinos, analizó: “Va creándose en el espíritu un ambiente de recepción, teniendo en cuenta que esta venida del Papa impacta y convoca desde distintos lugares. Él despierta una gran admiración”. 

Ángel conoció a Francisco antes de que fuera Papa, cuando era cardenal en la Argentina. “Tuve la oportunidad de encontrarlo en distintas oportunidades, como la canonización en Chimpay, Río Negro, del beato Ceferino. También en Buenos Aires, Mar del Plata, Córdoba y Santa Fe. Después, en la participación en Aparecida (Brasil) y luego, cuando fue elegido Papa. Siempre su presencia ha impactado”, compartió.
El sacerdote dijo que desde entonces la comunidad sigue a Francisco, a partir de lo que se muestra a través de la prensa, de sus escritos, mensajes y viajes. “Me gustaría que viniera a la Argentina. Es un deseo esperado y seguro en algún momento irá de viaje a nuestro país”, expresó.
Entre los miles de peregrinos que estuvieron en Iquique había muchos voluntarios, sobre todo jóvenes que brindaron su tiempo para colaborar en la organización, además de tener el privilegio de conocer de cerca a Francisco. Muchos llegaron desde países limítrofes como Bolivia y Argentina.
“Ayudamos a que la gente encuentre más rápido la puerta de ingreso y la parcela”, explicó Edi Cayo, una joven de 23 años originaria de Sucre, capital de Chuquisaca, que ayudó junto a otros 102 bolivianos en la coordinación.


Susana Guzmán es una salteña que se sumó como voluntaria y participó en la misa como ministra de la comunión. “Estoy feliz y emocionada por haber visto pasar al Papa. Cuando pasó cerca, un compañero lanzó una bufanda que trajimos con las imágenes del Señor y de la Virgen del Milagro. Esta cayó dentro del papamóvil, la levantaron y la guardaron. Así que el papa Francisco se llevó un recuerdo de nosotros, los salteños como voluntarios”, relató a El Tribuno.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...