Lluvias complican la obra y a vecinos de la Entre Ríos

La situación en la avenida Entre Ríos, por las obras en el canal del pasaje Tineo, empeoró por los casi 70 milímetros de lluvia que cayeron en lo que va de octubre.

La canalización por la avenida, en la zona que comprende desde el pasaje Tineo hasta calle Pedernera, comenzó el primer fin de semana de agosto y ya produce quejas. Esta obra se enmarca en el Plan Maestro de Desages Pluviales que tiene como objetivo mitigar las inundaciones en el micro y macrocentro de la ciudad.

Fueron muchos los vecinos que se comunicaron con la redacción del diario El Tribuno para informar sobre la situación que hay en el lugar tras las lluvias y un supuesto hundimiento de las obras que se están realizando.

Un equipo recorrió las más de cuatro cuadras de obras, desde el pasaje Tineo hasta Junín, desde Central Norte hasta donde antes estaba la Seven UP, y se encontró con el hundimiento y falta de señalización para peatones y para la circulación de vehículos. En tanto, son varios los comercios que se quejaron por la paralización que tuvieron en las ventas.

Era sabido que las obras iban a tener problemas una vez que llegaran las lluvias, y al adelantarse y con intensidad, los inconvenientes comenzaron a notarse.

El primer problema que se presenta surge tras sacar el pavimento, en la mano que va a San Lorenzo, dejó el único carril que le quedaba para el uso exclusivo de los que se dirigen hacia el oeste.

Esa decisión no se señalizó como corresponde y son muchos los autos que bajan desde San Cayetano y siguen como si el tránsito fuera normal por lo que después de Ibazeta se encuentra frente a frente con los que suben por Entre Ríos hacia San Lorenzo.

El otro problema es que tras quitar el pavimento se dejó a cielo abierto la tierra, que tras las intensas lluvias, según lo dicen los vecinos, el suelo se hundió.

En esa línea de tierra abierta cruzan al menos dos pasos peatonales por cuadra los cuáles están improvisados con chapadur para que la gente que camina no sea víctima del barro. No hay señalización alguna y los autos por Entre Ríos circulan a gran velocidad.

Otro punto intenso de probables amenazas está en la escuela Remedios de Escalada a la hora de entrada y salida de los chicos a clases. Al estar disponible una sola mano la congestión se hace imposible de soportar.

Paciencia

En el municipio eran muy concientes de que las lluvias traerían problemas. Es por eso que el propio secretario de Gobierno, Ricardo Villada, había señalado que esperaban terminar los trabajos en diciembre, para evitar que las constantes lluvias arruinen los trabajos.

Hace unos meses, el intendente Gustavo Sáenz había pedido paciencia a los vecinos de calle Entre Ríos. "Cuando se hacen grandes obras también se puede producir algún tipo de problemática en ese lugar. Ellos (los vecinos de avenida Entre Ríos) no se inundan, pero mucha gente sí se inunda porque no está ese canal, y lo hacemos por todos. Hay que ser un poquito solidario en este sentido", sostuvo en su momento Sáenz. Y destacó que cuando se hacen obras que no se hicieron en 50 años, generan este tipo de problemáticas, pero a la larga van a servir.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...