Salta ve pasar las obras de rutas  seguras que se concretan en Jujuy

"No, eso es falso. No es cierto que no haya obras en marcha". Ofuscado, el jefe de Gabinete de ministros del Gobierno nacional, Marcos Peña, cuestionaba una pregunta de El Tribuno en febrero último cuando, con motivo del relanzamiento del Plan Belgrano, se lo consultaba por las demoras en la construcción de rutas seguras en la provincia.

El planteo de este diario hacía especial mención al tramo Rosario de la Frontera-Metán, que el propio Gobierno había señalado como prioritario según el estudio del programa de obras previsto para el norte del país.

Ante la insistencia de este medio, Peña afirmaba que "la ruta 9-34 se aclaró hoy (en febrero) que (las obras) entran en el esquema de PPP (participación público privada) en la licitación que se abre en junio".

Hoy, a más de cuatro meses y medio de la finalización de junio, aún no se llamó a licitación para las obras en ese tramo de rutas seguras en territorio provincial.

10.500 millones de pesos era el presupuesto oficial para la ejecución de las obras en los tramos salteños de la ruta

Una suerte distinta corre la vecina Jujuy, gobernada por Gerardo Morales, referente de Cambiemos y de estrecha vinculación con el presidente Mauricio Macri. En la provincia del norte, incluida en el mismo grupo de obras que estaban proyectadas para Salta (Grupo H - Etapa II) los trabajos avanzan a paso firme, ajenas a la paralización de obras que se vive en otros puntos del país y en absoluto contraste con Salta.

Basta con cruzar el puente sobre el río Las Pavas, límite natural entre Salta y Jujuy, para que inmediatamente cambie el paisaje y la fisonomía de la ruta y su entorno. Del lado salteño, la 34 luce su cinta asfáltica bacheada y rebacheada, mientras que del jujeño los carteles sobre la banquina llaman la atención a los conductores para que circulen con precaución ante las labores en la vía de comunicación y la presencia de hombres y maquinaria trabajando. Puentes carreteros, movimiento de tierra, ensanchamiento del espacio para la futura autopista de cuatro carriles y construcción de desages pluviales para la colectora de acceso a los campos o estaciones de servicio a ambos lados del camino son el paisaje casi permanente hasta la rotonda que empalma con la ruta nacional 66.

El contraste en el avance de las obras entre una provincia y otra llama la atención porque, inicialmente, eran parte del mismo proyecto y están incluidas en la misma etapa de obras del promocionado Plan Belgrano.

Financiamiento externo

"Estas son obras que se van a incorporar al corredor H, pero la fase ejecutiva de la obra no es parte del corredor, sino que ya está licitada y en ejecución del lado de Jujuy", explicó Francisco Bloser, gerente de la IV Región NOA de la Dirección Nacional de Vialidad.

En diálogo con El Tribuno, el funcionario nacional explicó que "del lado de Salta hay algunos tramos que están dentro de las obras previstas en el corredor H y otras por fuera, que se van a incorporar en la zona operativa".

"Esas obras son la autopista Rosario de la Frontera-Metán, la cual se construirá también por fuera de lo que es el corredor H" y que "hasta tanto salga el proyecto PPP se lo hace por fuera del sistema". Agregó que "el otro tramo que se contempla por fuera del PPP es el paso externo de Güemes; todo con financiamiento externo, que todavía falta definir".

Bloser explicó que "el resto de las obras que hacen al corredor se van a ir concatenando para darle continuidad y poder integrarlas con Jujuy".

En este sentido, señaló que los trabajos que ya se iniciaron del lado jujeño corresponden a "obras que se hicieron con un préstamo internacional de Vialidad, a través del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y están en ejecución sin ningún tipo de problemas".

Mientras que "en el caso de la autopista entre Rosario de la Frontera y Metán se está elaborando el proyecto y, una vez que se termine el mismo y se cumpla con todas las instancias, se licitará la obra para la ejecución".

Consultado sobre las diferencias en cuanto al avance de obras entre Salta y su vecina del norte, el funcionario de Vialidad detalló que "del lado de Jujuy, por un acuerdo de larga data entre los gobiernos provincial y nacional, ya estaban avanzados los proyectos ejecutivos para la obra, con lo cual solo hubo que hacer las instancias finales del proyecto". Y que "en el caso de Salta, los servicios de consultoría para los proyectos ejecutivos (el proyecto para hacer la obra), se iniciaron hace no mucho tiempo, con lo cual la diferencia entre Salta y Jujuy es por una cuestión de documentación disponible. En Jujuy ya estaba la documentación y en el caso de Salta no había nada".

Las tareas que están en marcha en Jujuy corresponden a lo que es obra básica (alcantarillas, desages y todo el trabajo previo al pavimento) y terraplenes. Los trabajos se hacen en dos tramos, por un lado el de la ruta 34, y por el otro el de la 66 y 1v66. Esta etapa de las obras tienen plazo de entrega, de acuerdo a las estimaciones oficiales, en junio y agosto de 2020.

Bloser explicó además que en esa zona falta todavía licitar el lote 2 de la ruta 34, desde Cuarteadero hasta San Pedro de Jujuy.

Mientras tanto, la obra emblemática de la autopista Rosario de la Frontera-Metán se licitará en 2019, con un plazo de obra estimado en 24 meses, lo mismo que la parte de General Güemes. En ambos casos, se informó, se licitará una vez que se hayan cumplido todos los requisitos necesarios, lo que se estima que ocurrirá el año próximo.

Casos paradigmáticos

El diputado nacional por el Partido Justicialista, Javier David, afirmó que en "la parte vial en Salta no se hizo prácticamente nada, salvo algo de la ruta 16, y la finalización de algún tramo de la 51, que inclusive lo inauguraron hace algún tiempo, y el resto está todo pendiente".

"Hay dos casos que son paradigmáticos: el primero es el tramo de Rosario de la Frontera-Metán, porque fue una promesa de campaña del Presidente, que incluso en Salta dijo en la primera presentación del Plan Belgrano que la obra se iniciaba en diciembre de 2016 y todavía ni siquiera se licitó. Pasaron dos años y no ocurre nada, y es una ruta urgente", reclamó.

A principios de año, El Tribuno entrevistó a Peña y le consultó por las demoras en las obras de la ruta 9/34, a lo que el funcionario nacional contestó inicialmente que estaban en marcha, aunque luego su equipo aclaró que se había confundido con un tramo de Jujuy y explicaron que en la vecina provincia se avanzó porque no hay cuestionamientos de los vecinos. No obstante, en tramos de la ruta que atraviesan Salta donde no hay conflictos con los pobladores, las obras tampoco están ni siquiera licitadas. Al respecto, David indicó que los funcionarios de Nación "jamás mostraron un proyecto alternativo. Siempre hablaron de supuestos y de que ya la iban a llevar adelante, incluso llegaron a licitar una especie de anteproyecto pero que jamás se vio, igual que lo que pasaba con General Güemes. Ambos tramos ya deberían estar iniciados y no se hizo ni se vio el proyecto definitivo".

"De hecho -manifestó el legislador nacional- en la última reunión que hubo con la gente de Vialidad Nacional quedaron en que, por lo menos en el tramo Metán-Rosario de la Frontera iban a hacer la obra de la autovía que tanto se promocionó: una obra sencilla, de cuatro carriles, que sea una ruta segura entre ambas ciudades y que, en todo caso, después veían el resto de la traza de la autopista. Pero eso tampoco se inició. No hay licitación de estas obras, quedaron en sacarla entre septiembre y octubre, pero hasta donde se sabe, aún no salió nada".

Informó que "en el presupuesto del año que viene tiene 100 millones de pesos, o sea que es una obra de esas que se ponen en el Presupuesto pero que no tienen la plata necesaria para concretarse", con lo cual "no pareciera que vaya a verse una ejecución importante de esa obra en el corto plazo. En total son 300 millones de pesos a desembolsar, 100 por año, hasta 2021; con lo cual se nota que el proyecto no cuenta con los fondos para llevarse a cabo; habría que reforzar los recursos para poder largar la obra".

Por su parte, el diputado nacional Pablo Kosiner afirmó que "en materia vial, de todas las inversiones que fueron comprometidas en el marco del Plan Belgrano, ninguna se ejecutó en los plazos que lo plantearon, y esos plazos fueron corriéndose permanentemente".

"Las promesas fueron la autopista Rosario de la Frontera-Metán; la autopista Güemes-Jujuy; y varios tramos de la ruta 51, todos los cuales tenían anteproyecto hecho de Vialidad Nacional", reveló Kosiner en diálogo con El Tribuno y explicó que "en los casos de Rosario de la Frontera-Metán y Güemes-Jujuy querían hacer autopistas y cambiaron después a ruta segura, luego volvieron a querer autopistas, reformularon proyectos y ahí se generó el problema de los ingresos a las ciudades".

No obstante, aclaró que este aspecto "no es justificativo para la demora de las obras, porque ni siquiera tienen terminado el proyecto de consultoría como para que la gente sepa cuál es el proyecto definitivo, o sea que tampoco tienen cómo licitarlo".

Advirtió que "hay algunos que dijeron que el problema con los vecinos es lo que había retrasado las obras y eso no es así, porque ni siquiera está terminado el anteproyecto y están todavía con los contratos de consultoría en ejecución para ver cuál es el proyecto definitivo".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...