“Al Dakar voy a llegar siendo un mejor piloto”

“El verdadero reto del crecimiento mental, emocional y espiritual viene cuando eres noqueado. Se necesita coraje para volver a empezar”. Con esta frase que publicó en su Instagram, Kevin Benavides intentó cerrar el ciclo negativo que incluyeron dos fuertes caídas que lo hicieran abandonar en las últimas carreras del año del Mundial Rally Cross Country. Es que venía puntero el salteño y pasó a ver cómo se desvanecía el sueño de ser campeón mundial de motos.
Golpeado en lo físico y sobre todo en lo anímico, Kevin da la cara cuando queda menos de un mes de su nueva ilusión, el Dakar. “Fueron dos llamados de atención que recibí en poco tiempo y debo tomarlos en cuenta. Hice mis evaluaciones personales y pedí cambios en la moto para que se ajuste más a mi manejo. No tengo dudas que esos golpes me dejaron enseñanzas y que al Dakar voy a llegar siendo un mejor piloto”, asegura quien en enero fue subcampeón de la carrera más dura del mundo y ahora quiere más.
“Ya disputé dos Dakar y aprendí mucho. Hay que ser agresivo pero, a la vez, inteligente”, evaluó el salteño. El primer objetivo del año no se dio, pero el segundo y más importante está más latente que nunca. “Hice un reseteo mental luego del final accidentado del Rally y ya llevo un mes pensando sólo en el Dakar. Si bien la preparación es todo el año, con carreras del Mundial en el medio, ahora estamos en la recta final. Tengo muy buenas sensaciones, me siento cómodo”, explica quien, en la última edición, brilló en lo que fue apenas su segundo Dakar luego de ser 4° en el 2016 y convertirse en el primer argentino en ganar una etapa.
En enero pasado, Kevin terminó a sólo 16m53 del campeón Mathias Walkner (austríaco de KTM) y quedó por delante de Toby Price, ganador del 2016. Benavides, que estuvo en el top 3 en ocho de las 12 etapas que se corrieron, llegó a ser líder de la general tras la sexta, siendo el primer argentino en los 40 años de historia de la carrera en ser puntero en motos. De no haber sido por un problema de navegación en la décima, que lo dejó 17° y él atribuyó a un error del Road Book (hizo un reclamo que no prosperó), podría haber sido el primer campeón latinoamericano del Dakar. 
Esta edición no pasará por Argentina, el terreno que Kevin mejor conoce, pero él no siente que sea una desventaja. “Perú me gusta, es una zona de mucha arena y vamos a tener 10 etapas muy duras en esa superficie. No me perjudica”, analiza quien a los 29 años siente que atraviesa su mejor momento para poder ganar el Dakar. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...