Lo había encontrado hace varios meses en la calle La Rioja y conversamos, brevemente, como esos encuentros casuales, pero llenos de nostalgia, aunque con Willy Catramina, nada era previsible.

En esos momentos, el humorista siempre le ganaba a José Luis López, prácticamente un desconocido, habitante soñador de la zona norte, cercano al corazón del pasaje Hernández, pero siempre con la frescura a flor de piel.

Una noche fría y lejana, lo encontré en Bariloche. Corría el año 1978, afuera puro grito y pasión. Argentina le había ganado a Polonia y empezaba a avanzar en la difícil pirámide del mundial de fútbol. Los festejos se prolongaban por cada calle y barrio del país, Bariloche no podría ser la excepción.

En un local nocturno, ávido de recibir turistas, un grupo de salteños, integrante de un conjunto de potentes voces, desplegaba su ameno recital.

El reconocimiento era el genuino aplauso y "Willy" era un coleccionista de ese sonido contagioso y desbordante.

En esos tiempos iba y venía a Buenos Aires, inclusive me invitó a visitarlo; es más, en ese lejano julio de 1978, me pidió que le alcance una pequeña caja a sus familiares en Buenos Aires. Llegué a una vivienda poblada de "recuerdos salteños".

En ese ambiente siguió hasta que decidió volver a su Salta, aunque hay que destacar que también había transitado el camino de locutor juvenil en el Colegio Nacional. Fue protagonistas de visionarios proyectos en radio, como también en televisión. Los memoriosos lo sabrán recordar en el programa "Los chantarelli", donde "Willy Catramina" hacía de las suyas. Después vinieron las geniales imitaciones de chistes bolivianos, llegando con su humor al vecino país.

Se movía con simpatía en ese ambiente, a veces esquivo, quizás noctámbulo, donde la palabra amistad ocupa el centro principal del escenario. Aunque a veces, cuando se apaga la luz, la soledad es un impiadoso habitante.

El miércoles partió de este mundo. A través de las redes vecinos, familiares y seguidores lo recordaron y despidieron con emotivos mensajes. Los distintos medios reflejaron la situación. En FM Capital, un exvecino, René Funes , escribió: "Hoy estás haciendo reír en el cielo, te fuiste de gira petiso". También lo despidieron sus compañeros de la escuela San Francisco, donde fue monaguillo.

Ayer, un emotivo homenaje en el programa del periodista "Pelotín" Fernández me conmovió y sacudió la bruma de mi pesada memoria.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de opiniones

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...