Piden reabrir una escuela que  fue clausurada hace 4 años

Por Ivana Castillo

 

La comunidad de Antillas, localidad ubicada al sur de la provincia, casi al límite entre Tucumán y Santiago del Estero, convocó en una reunión pública a funcionarios provinciales, supervisoras y prensa para pedir una urgente solución respecto al abandono de la escuela de Antillas N§ 4.413, la cual se encuentra clausurada desde hace años.

Los principales reclamos de la comunidad giran en torno del abandono de la tradicional escuela, que se encuentra cerrada desde hace casi cuatro años. En aquel momento se decidió que los alumnos del nivel primario (de primero a séptimo grado), incluido jardín de infantes, tomaran clases en un CIC (Centro Integral Comunitario) por un lapso máximo de 6 meses mientras hacían unas refacciones en la institución. Estas refacciones nunca llegaron y el tiempo se prolongó más de lo prometido.

 

Todos en el CIC

El otro reclamo está relacionado con el hacinamiento en el que viven los alumnos mientras que acuden a clases al CIC. Una habitación del lugar está divida en cuatro partes con machimbre de madera; esta situación obliga a que estén todos apilados, generando en ellos malestar y hasta dificultades para respirar en varios de los pequeños alumnos.

A esto se suman las contingencias climáticas, ya que en el verano la temperatura llega a 40§ y el calor se hace insoportable.

Las quejas también pasan por la dificultad de los maestros en dar clases todos al mismo tiempo ya que es casi imposible hablar o ser escuchado.

El Tribuno estuvo en la localidad de Antillas y allí pudo dialogar con la gente que pidió de manera ferviente que "quieren que la escuela sea refaccionada, pero no demolida".

El reclamo viene por parte de toda la comunidad integrada por vecinos, exalumnos, padres y representantes sociales que piden terminar con un problema de larga data. Todos juntos reclamaron a las autoridades políticas que se hicieron presentes (a través de la invitación de la comuna) para que les dieran una solución de carácter urgente.

La reunión se prolongó por casi dos horas y media, en un clima de búsqueda de soluciones para los chicos, por el derecho a la educación de una manera digna. Organizados y respetando la palabra de todos, dejaron bien en claro a los funcionarios que el reclamo ya no puede seguir esperando más tiempo, por lo que exigen a su vez la presencia del gobernador en el lugar. "Queremos que personalmente vea la situación en la que nuestros hijos y nietos toman clases, necesitamos que ustedes, nuestros representantes, defiendan la educación, piensen en los chicos, ellos los necesitan más que nunca", expresaron a medida que iban pidiendo la palabra.

 

Seguridad

La supervisora escolar de Rosario de la Frontera, Sandra Flores, también pidió la palabra en donde ratificó que "lo que importa es la seguridad de los alumnos. Según el informe presentado por la arquitecta del ministerio, el edificio no está en condiciones de volver a ser utilizado ya que el daño que sufre es estructural, por lo que se considera que por seguridad debe hacerse un edificio nuevo". En este sentido la comunidad insiste en que "no hay necesidad de demoler nada, pero sí refaccionar y que no hay peligro alguno por una caída del establecimiento que tiene casi 100 años. Pasamos generaciones enteras por la escuela, la cuestión pasa por arreglar lo que está mal, como las pérdida de agua por roturas en los caños en los cuales nunca se hizo ningún control, se rompió y hasta hoy ustedes pueden ver con sus ojos la pérdida en los baños que nunca se arregló nada. Si lo hubieran mantenido como corresponde esto no hubiera pasado", manifestaron parte de los allí presentes.

 

¿Salón de fiestas?

Si bien por un lado el edificio se encuentra clausurado, también se hizo sentir el reclamo que no es tan así: "Si el edificio no sirve, entonces como es usado para cocinar todos los días para los alumnos o para ser usado como salón de fiestas", expresaron.

A pocos minutos de finalizar la reunión, una exalumna les pidió los funcionarios que “es muy importante que ustedes los políticos, que son nuestros representantes, piensen en los chicos. Son ustedes los que tienen la llegada y el contacto con los de arriba, para eso fueron elegidos, para que piensen en la educación de ellos. No es justo que los chicos tengan que venir a clases amontonados, muertos de calor; no se puede respirar en ese cuarto, no sé quiénes son ustedes y si tienen hijos, pero a los que los tengan, me gustaría saber si les gustaría que sus hijos vengan a clases así. Estoy segura de que ustedes, como todos los políticos, los mandan a las escuelas privadas, pero acá no tenemos esa opción, por eso pónganse los pantalones y hablen con el gobernador, háganle saber lo que estamos viviendo aquí hace más de tres años así”, manifestó la vecina.
Una vez finalizada la reunión, el intendente de Potrero, Mur Reynaga, declaró a El Tribuno que “esta es una situación de vieja data, hemos dividido y acondicionado el salón del CIC para poder dar clases a los chicos, y hemos pedido también al Ministerio de Educación por una solución. La verdad es que estoy esperanzado y casi seguro de que la vamos a tener”. Durante la reunión el jefe comunal propuso como principio de solución poder viajar cada uno de los representantes de las diferentes comisiones para poder reunirse en la ciudad de Salta con el gobernador y la ministra de Educación.
En la reunión convocada estuvieron presentes miembros de la Comisión Abrazo Solidario Luchando por Nuestra Escuela, integrantes de la Cooperadora Escolar, representantes del Centro Vecinal de Antillas, el director de la escuela Esteban Ramírez, el exdirector Domingo Olmedo Juárez y la supervisora Sandra Flores.

 

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...