Afanosa búsqueda de  dos prófugos de la banda de Juanzuti Aguilera

Mientras personal de Gendarmería Nacional intensifica la búsqueda de dos prófugo de la banda de narcotraficantes desbaratada en la ciudad de Orán, ayer se conocieron nuevos detalles de los procedimientos que se realizan en la zona en torno al accionar de la organización liberada por Juan Antonio Aguilera, (a) "Juanzuti", bautizado como "el Patrón del mal del Norte". El rastreo de los prófugos continúa centrado en los departamentos Metán y Rosario de la Frontera, donde el sábado pasado se desarticuló la banda cuando transportaba un cargamento de más de 360 kilos de cocaína, tras una persecución de película.

La droga fue arrojada a un costado de la ruta provincial 45, desde una camioneta Toyota ocupada por cinco personas. Tres de ellas fueron detenidas al día siguiente en una zona de montes. La Gendarmería sospecha que los otros dos permanecen ocultos allí y que, por el operativo cerrojo que se estableció, no tendrían posibilidad de abandonar el lugar. Fuentes consultadas por El Tribuno dejaron entrever ayer que los prófugos estarían virtualmente sitiados. Los buscados son el chofer de la Toyota y quien está considerado como el mano derecha de Aguilera, quien fue apresado el mismo día del procedimiento cuando escapaba en su camioneta Amarok, junto a otro de sus secuaces.

La captura de Juanzuti permitió desentrañar todo el entramado de la organización. Se determinó que detrás de la fachada de la cooperativa de bagayeros El Fronterizo, Aguilera montó toda una red delictiva con ramificaciones en distintos puntos del país. De la investigación surgió que al contrabando de mercadería procedente de Bolivia, el jefe del cartel le sumó el trafico y comercialización de droga y la trata de personas. También se pudo establecer que Aguilera era dueño de un negocio de artículos de limpieza y una agencia de gestoría de vehículos.

"Esto todavía no cerró", dijo una fuente calificada, con lo que graficó que en los próximos días podrían surgir otros oscuros negociados de la organización que tenía a la ciudad de Orán como su base de operaciones. Luego de los allanamientos ordenados por el juez federal Gustavo Montoya, la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, aseguró que Aguilera era dueño de propiedades valuadas en sumas millonarias, además de poseer vehículos de alta gama.

La funcionaria puso como ejemplo El Imperio, la fastuosa vivienda que Aguilera construyó en barrio 6 de enero, en una zona periférica de Orán. En ese lugar se encontraron pruebas valiosas con relación al ingreso ilegal de ciudadanos asiáticos. La propiedad contaba con varias habitaciones que eran utilizada para alojar a los extranjeros, a quienes la banda les cobraba en dólares para asegurarles el ingreso al país y el traslado a Buenos Aires. En las mesas de luz de los alojamientos hallaron comprobantes de boletos de viajes en avión, tarjetas de crédito impresas con caracteres de la milenaria escritura china y billetes de la moneda oficial de ese país. Estas pruebas confirmaron con más fuerza que la trata de personas era uno de los ingresos fuerte de la banda, además del narcotráfico.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...