La historia del salteño que entrenará con Messi en el Mundial de Rusia 

Sus días arrancan entre las 6 y las 7 de la mañana. A las 9.30 ya tiene puestos los botines y corre en un campo de juego. Luego del almuerzo le pone pilas al estudio. La rutina de Dardo Torres es como la de cualquier chico del interior que juega a la pelota y estudia. Pero a este salteño le pasará lo que a ningún otro: estará cerca de Lionel Messi durante todo el Mundial de Rusia, que comenzará en un mes y pico. Entrenará a su lado; compartirá casi todo con el capitán y las otras figuras del seleccionado.
Dardo es defensor central y transita su sexto año consecutivo en Argentinos Juniors. En una de esas tardes, estando en el colegio -cursa el quinto año-, llegó al club de La Paternal la hoja de los sueños, esa que lleva el membrete de la AFA y destila ilusión: era la convocatoria de Torres al seleccionado juvenil sub-20.
“No me lo esperaba, pero vengo trabajando para eso. Mi sueño es tener una linda experiencia y seguir aprendiendo de las cosas que me pasan”, le dijo Dardo a El Tribuno desde la capital del país. 
Con 17 años recién cumplidos en marzo, compartió la alegría de ser uno de los sparring que el seleccionado mayor tendrá durante la Copa del Mundo. 
El 14 de febrero de este año tuvo su primera participación en los campos de entrenamientos de Ezeiza, donde practican los seleccionados. Citado por Sebastián Beccacese, uno de los colaboradores de Jorge Sampaoli, el chico Torres comenzó a mostrar sus condiciones. “Fue una preselección, éramos 33 chicos”, recordó. En abril tuvo otra convocatoria y la semana pasada le notificaron que está dentro de ese selecto grupo de juveniles.
Por su característica de juego, el salteño será uno de los que pondrá a prueba los movimientos de Messi, también los del Kun Agüero, del Pipa Higuaín y de Pavón, en el lujoso campo ruso que albergará a la Selección, el Bronnitsy Training Centre. Esa es la función de los sparrings (en el boxeo es la persona con la que entrena un boxeador). Y al primero que le pedirá una foto es, por supuesto, a Leo. “Es mi ídolo”, aclaró. Después irá por Nicolás Otamendi, el referente de su puesto.
Dardo debe presentarse hoy para realizar unos estudios médicos y a partir del lunes iniciará los entrenamientos con los otros chicos convocados.
“Mi familia se puso muy contenta y me pidieron que lo tome con tranquilidad, con responsabilidad”, contó. Su padre, que lleva el mismo nombre, es policía y lo acompaña por estos días en Buenos Aires. Su madre, Mirta Suárez, y sus hermanos, Joaquín, Agustín y Gastón, le dan su aliento permanente. 
Dardo es el menor de los Torres y lleva la bandera de Villa Soledad. La última vez que estuvo en Salta fue en las últimas fiestas de fin de año.
El joven futbolista de Argentinos relató, además, sus inicios. Se instaló en la pensión del “bicho” a los 11 años de edad definitivamente. Dos años antes, también había sido seleccionado por Argentinos, pero no aguantó, extrañó y se volvió. “Esta vez quise quedarme, ya sabía lo que era jugar en Buenos Aires, volví a Argentinos”.
Con un estatura de 1,78 metros, Dardo se jacta de una buena pegada en los tiros libres y suele marcar goles. En el fútbol salteño dio sus primeros pasos en Gimnasia y Tiro, Sportivo Comercio y Liba, una escuela de fútbol de la zona sur.
Hoy vive el sueño que nunca imaginó y tendrá el privilegio de unos pocos, el de estar y compartir con Messi un Mundial.    
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...