El Ballet Nouveau sale de gira por las escuelas salteñas con “Ana y Fermín” 

Nunca tanto como con “La tierra natal”, Juana Manuela Gorriti ha invitado al lector a “tomar una ronda de mate riquísimo”. En sus páginas -en simultáneo una novela, una bitácora de viajes y un diario íntimo- el bailarín profesional y coreógrafo Diego Fadel (36), junto a sus colegas Ángel Gutiérrez y Matías Jansron, encontraron inspiración para componer la obra “Ana y Fermín”. Luego llevaron la propuesta de realización a Emilia Martearena (36), la directora del Ballet Nouveau, y ¡voilà! 
Desde hoy cumplirán una gira por las escuelas de la ciudad que los demanden. La primera que visitarán será la María Elvira Reyes de Campos, donde brindarán dos funciones, a las 11 y a las 14. 
El Ballet Nouveau tuvo su bautismo el 31 de mayo de 2016 y hasta hoy lleva presentadas obras clásicas y contemporáneas, desde suittes de ballets de repertorio como “Esmeralda”, “Diana y Acteón”, como obras de coreógrafos invitados en danza contemporánea. 
Diego Fadel precisó que “todo va a suceder en 1875 y los hechos suceden en Salta, el escenario serán la plaza 9 de Julio, los cerros, las calles del convento”. Juana Manuela Gorriti escribió “La tierra natal”, mientras retornaba a su Salta luego de décadas de exilio y siendo una escritora con un rotundo éxito editorial en Sudamérica. A pesar de que la larga trayectoria de la literatura fantástica se inaugura en 1865 con los relatos de esta autora, ella ha sido objeto de poco estudio en las escuelas. “Juana Manuela tiene muchas aristas, pero la que nos pareció más importante es la cuestión de género, porque habla de la mujer salteña y sin querer al retratar ella lo que pasaba en su tiempo nosotros podemos ver qué rol tenía la mujer, cómo se la veía y qué lugar ocupaba dentro de la familia. A eso se lo puede adaptar y debatir en relación con lo que sucede hoy en día, que mucho no ha cambiado”, analizó Diego. Justamente Juana Manuela tal vez no se propuso con su literatura ampliar la esfera de acción de la mujer, sino que sospechó con buen tino que esta tarea les cabría a las generaciones subsiguientes. Para musicalizar la obra hicieron una selección de piezas del compositor veneciano Antonio Vivaldi y del músico húngaro Béla Bartók. “Utilizamos la danza para contar una historia y hay personajes bien definidos, con movimientos específicos, y la música nos ayuda a que pueda hablar cada personaje”, señaló Diego.
Antes del desembarco en las escuelas, ellos proveen a los docentes de un material de apoyo para trabajar en el aula. 
Los interesados deben llamar a Ángel Gutiérrez (387 156030814) o Diego Fadel (387 154840591). 
Para Emilia Martearena “Ana y Fermín” les interrumpirá a los alumnos el ritmo cotidiano y los pondrá en el rol de espectadores dentro de su ámbito de pertenencia. “Llevarles un grupo juvenil a la escuela es ya hablarles en un mismo idioma, porque son chicos de las mismas edades a los que ven haciendo cosas y así se legitima la danza y todos se entusiasman”, apreció. 
En ese sentido Diego especificó que se trata del “espíritu del ballet clásico, pero adaptado a nuestro entorno para que sea reconocible”. “Siempre existe el preconcepto de que el ballet es aburrido y de que no van a entender nada, por ello la intención es que sea todo lo contrario”, se entusiasmó Emilia y agregó que apuntan a que los niños repliquen en sus casas el valor que tiene el ballet en la vida de las personas. 
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...