vida-y-tendencia
Cambiar el lunes en un día positivo es cuestión de actitud
Como todo los arranques, se hace un poco cuesta arriba.


El inicio de semana es para la gran mayoría de los mortales el peor día de la semana pero se puede cambiar ese viejo concepto y transformar un lunes mucho mejor de lo pronosticado. Es el comienzo de un nuevo periodo y como todo los arranques, se hace un poco cuesta arriba, nada más. 
La vuelta al colegio, al trabajo, las obligaciones de siempre, ver a las mismas caras de los compañeros, en muchas ocasiones, no nos complace en lo más mínimo. La vuelta a la rutina diaria después de un fin de semana es poco auspicioso.
Pero parodiando al gran Serrat (que en poco tiempo más estará de nuevo en Salta) podemos decir que “el lunes puede ser un gran día /plantéatelo así /aprovecharlo o que pase de largo /depende en parte de ti.
Empezar algo cualquier otro día de la semana puede resultar igual. Lo importante, en todos los ámbitos de la vida, es tener la ilusión y ser capaces de esforzarnos para lograr algo que nos satisfaga de verdad. Solo hace falta organizarse, planear las cosas y buscar el verdadero porqué de lo que hacemos. No es lo mismo cuando se tiene presente las razones por las que quiero empezar a cambiar algo.

El sueño

Seamos conscientes de que a nadie le gusta que suene el despertador los lunes por la mañana. Sin embargo la negatividad y hastío o convertir el primer día de la semana en una jornada llena de oportunidades, alegría y ganas de lograr grandes cosas, es posible.
Los especialistas sostienen que el problema para conciliar el sueño, los domingos, se debe a un cambio de nuestro ritmo circadiano.
La razón es que durante el fin de semana, las personas se acuestan y se levantan más tarde de su horario entre semana, lo cual genera que el ciclo sueño-vigilia se mueva en relación con las horas que se recorrió el horario acostumbrado.
Está comprobado que los días lunes se registra la mayor cantidad de infartos.
Así que para evitar ser un número en una estadística más, lo mejor es dormir temprano el domingo y despertar con toda la actitud aunque el estrés y la rutina te abrumen.
Para muchas personas los lunes son una lucha, sobre todo cuando el invierno se muestra en toda su intensidad -como es el caso de estos fríos días- , cuando el día de luz es corto y la oscuridad tiene más tiempo y nos cuesta más que nunca abrir los ojos temprano. Puede que ello nos precipite al estrés y al agotamiento fácil, pero tener un lunes feliz, lleno de energía y de buenos momentos es posible si se tiene una actitud desafiante a la llegada del “San Lunes”. 
La idea fue tomada durante la revolución industrial, cuando se comienza a parametrizar tiempo de trabajo / ocio. En Inglaterra se utilizó la expresión Saint Monday para esa jornada en la que el trabajador evitaba sus tareas.