Priscila Paz, la joven oriunda de San Pablo, provincia de Tucumán, que estaba desaparecida desde el domingo 22 de julio, fue hallada muerta. Así lo confirmó el ministro de Seguridad tucumano, Claudio Maley.

Su cuerpo fue encontrado en un cañaveral cerca de la casa de su familia y sospechan que el cadáver fue plantado porque unas horas antes se hizo un rastrillaje policial y no lo divisaron. Hay cuatro detenidos en la causa.

Las fuerzas policiales y la familia de Priscila la buscaron intensamente, luego de que la joven de 21 años y mamá de un bebé de 1 año, desapareciera en Tucumán, tras salir de su trabajo.

El abogado de la familia, Javier Lobo Aragón, dijo que la víctima tenía el rostro desfigurado y fue identificada por su padre, Pedro Paz, en la Morgue Judicial. Las primeras versiones de que se trataba de la joven desaparecida comenzaron a viralizarse porque en el descampado fue encontrada también su cartera.

Pero el abogado sospecha que los restos fueron arrojados anteanoche en el cañaveral porque la zona ya había sido rastrillada por las autoridades. “Están haciendo las pericias para no contaminar las causas. Van a sacar las huellas. Evidentemente el cuerpo lo pusieron ahí porque la policía ya pasó por esa zona”, señaló Aragón.

Durante los días de búsqueda, el hermano de Priscila había expresado que sospechaba de su pareja. “Está saliendo con esta persona desde hace seis meses. Lo raro es que cuando ella lo trajo a la casa y lo presentó, él nos dijo que se llamaba de una manera. Hoy fuimos a su casa a pedirle sus datos y nos dio otro nombre”, avisó.

La joven fue vista por última vez cuando salió de su trabajo en el Motel Ovni, ubicado en la ruta provincial 301, y se dirigió a tomar el colectivo con destino a San Pablo. “La recepcionista y el guardia de seguridad del motel vieron que salió y que luego tomó el colectivo camino a San Pablo. Después dos personas que viajaban en el colectivo la vieron y un chico que se bajaba en el mismo lugar que ella nos dijo que no la vio descender del colectivo”, relató Federico, hermano de la joven.

La palabra del padre

“Me quitaron a mi hija, que era lo que más amaba en mi vida”, se lamentó ante los medios locales Pedro, su papá. La mataron a golpes, con saña, para robarle solamente su teléfono celular. "Parecía como si la hubieran atado de las manos para poder castigarla”, contó Díaz. No fue fácil encontrar en ese cuerpo rastros de su hija. “Estaba desfigurada. Cuando la vi, no la reconocí. Caí arrodillado del dolor de verla así”.

La policía ya detuvo a nueve personas por el crimen. Siete hombres y dos mujeres, precisó El Diario 24. La principal hipótesis es que la atacaron cuando bajó del colectivo. Priscila habría intentado escapar y entonces la persiguieron y la golpearon hasta matarla. Los resultados preliminares de las pericias confirmarían que el cuerpo fue abandonado en el lugar donde la encontraron pero no fue ahí donde la asesinaron. Cuatro de los siete hombres apresados tienen antecedentes penales mientras que una de las mujeres sería la pareja del principal sospechoso y la otra habría sido quien manipuló el celular de la víctima

Su papá  agregó: “Mi nieto me pregunta por su mamá y yo sólo le puedo decir que está trabajando”. Se esperan los resultados de la autopsia para saber cuándo y cómo murió.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...