Tartagal
Familiares de un joven fallecido denuncian al hospital por abandono de persona
Dicen que en el hospital Perón desatendieron la salud de Leonel Masa.El joven fue patoteado el domingo a la madrugada y falleció el lunes a la tarde.

"Lo mandaron a la casa hasta que se le pase la borrachera pero tenía un traumatismo encefálico y murió horas más tarde", dijeron los familiares de Leonel Masa, un chico de 19 años que falleció el lunes en el hospital Perón de Tartagal a pocas horas de ordenarse su traslado hacia Salta, dada la gravedad de su estado.

Él fue víctima de una golpiza por parte de una patota que atemoriza a los vecinos de la zona sudeste de Tartagal, pero no fue su único padecimiento.

Cuando la ambulancia lo trasladaba hacia el hospital, se arrojó o se cayó de la misma sin que la enfermera se diera cuenta, dado que iba en el asiento del acompañante y no a su lado. Finalmente cuando llegó al hospital el médico de guardia le dijo a los familiares que el muchacho no despertaba por efecto del alcohol, pero en realidad el chico padecía un gravísimo cuadro de traumatismo encefalocraneano.

El hecho se inscribe en una lamentable y larga lista de denuncias que tiene como responsables al personal del hospital, sin que ninguna se haya resuelto para llevar algún consuelo a quienes pierden a sus seres queridos por falencias en la atención.

El último de los casos se produjo hace menos de un año, cuando un joven de 20 años, Nicolás Nievas, domiciliado en el barrio Tomás Sánchez, fue llevado al hospital después de haber sufrido una feroz golpiza a la salida de una fiesta.

Al igual que en este caso la médica de guardia consideró entonces que no despertaba de la borrachera por lo que fue dejado varias horas en la sala de espera; pero en realidad Nievas tenía un cuadro de traumatismo encefalocraneano y no estaba dormido sino inconsciente y murió horas más tarde.

Ahora, los padres de Leonel están destrozados. Su mamá, el lunes, durante todo el día imploró por los medios locales que se decida el traslado de su hijo a Salta quien, después del peregrinar de la familia, se encontraba en cuidados intensivos y en estado desesperante.

La infortunada mamá de Leonel, relató su peregrinar intentando hablar con las autoridades del hospital Perón para pedir por el traslado de su hijo, pero los directivos se encontraban en el acto de inauguración del centro de salud de las Madres de Plaza de Mayo.

Sandra Mabel Pantoja es prima de Leonel y relató que "Leonel salió de su casa el sábado a la noche a una fiesta y cuando regresaba el domingo a la madrugada fue atacado por una patota. Sabemos que la ambulancia llegó hasta la plaza de Cherenta y cuando lo traían hacia el hospital, Leonel se tiró o se cayó cuando la ambulancia iba por la ruta 34, justo en la esquina de avenida 9 de Julio".

La joven explicó que "cuando no llegó a la casa su mamá salió a buscarlo por todos lados y nadie sabía informarle nada. Fue hasta la comisaría para poner una denuncia por desaparición de persona y allí se enteró que habían llevado al hospital a un chico de Cherenta".

"Cuando mi hermana llegó al hospital lo encontró en la cama, totalmente golpeado, todo el rostro lleno de moretones. El chico no podía hablar y menos pararse, pero el médico de guardia le dijo a la madre que el paciente estaba de alta y que tenía que llevárselo a la casa", relató la chica.

Al parecer el médico que lo asistió interpretó que Leonel seguía bajo los efectos del alcohol. "Cuando la madre le preguntó por qué no podía ni pararse ni hablar, el médico le contestó que estaba borracho y que ya se le iba a pasar. Pero eran las 7 de la tarde, más de 12 horas después de que supuestamente haya consumido alcohol y no podía mantenerse en pie", refirió la prima del infortunado muchacho.

Lo llevaron a una clínica

Como en su casa pasaban las horas y Leonel no se recuperaba, su madre decidió llevarlo a la Clínica San Antonio, donde apenas ingresado le practicaron una tomografía computada. “Antes de llevarlo a la clínica volvió al hospital para hablar con el doctor Escribas, para explicarle que Leonel seguía mal, pero ese médico le dijo que seguía borracho. En la tomografía que le hicieron de urgencia salió que tenía el cráneo fracturado y un hematoma cerebral”.
Los propios profesionales de la clínica, según relataron los familiares del chico, le pidieron al hospital el urgente traslado de Leonel a la capital por su riesgo de vida. Le hicieron el pase para que lo lleven en vuelo sanitario. “Nunca pudimos hablar con el director ni ningún gerente a pesar de que su estado era desesperante. En la noche nos dijeron que el vuelo sanitario lo llevaría en las primeras horas del martes pero Leonel murió a las 7 de la tarde del lunes”, expresó la prima profundamente conmovida por la triste situación.