Rosario de la Frontera
Piden impulso para que no cierre una escuela de 93 años: tiene 4 alumnas
La institución está ubicada en el paraje Puente de Plata y el problema es que solamente tiene cuatro alumnas. Recientemente hubo festejos y un homenaje a un impulsor y defensor de la institución.

En medio del monte, rodeada por lapachos, algarrobos, tipas y tuscas, hay una escuela rural en la que un grupo de docentes, con gran esfuerzo, hacen patria y educan a solamente cuatro alumnas, para que tengan un futuro.

La escuela 4768, Pablo VI, ubicada en el paraje Puente de Plata, cumplió 93 años de vida institucional y por eso toda la comunidad de la zona, vecinos, alumnos, exalumnos y autoridades, realizaron un festejo el sábado pasado.

El establecimiento tiene actualmente ocho docentes, hay profesores de huerta, de Inglés y de Educación Física, entre otros.

"Yo soy la maestra que estoy a cargo de la dirección. Hay cuatro alumnas: Tres niñas de sexto grado y una de séptimo. La escuela se creó en 1925, es la que llamábamos la ex 527, que es la que se fundó en esa época y luego se cerró. A través de las gestiones de la señora Norma Solibella, quien donó una hectárea para que se emplace acá el establecimiento, se reabrió luego de estar cerrada diez años. Los medios de transporte hacia este lugar aun ahora son muy pocos, entran solo dos veces a la semana los colectivos y la gente tiene que caminar seis kilómetros para tomarlos", destacó la directora de la escuela, Miriam Sánchez.

"Este edificio que ocupamos actualmente tiene 13 años, pero esta escuela tiene 93 años de historia educando a los chicos de la zona. La actividad de la zona es agrícola ganadera. Hay que generar fuentes de trabajo y proporcionar viviendas para que la gente se quede en este lugar y pueda crecer. Es un lugar hermoso. Mis niñas alumnas son hermosas, son muy dulces y grandes seres humanos, muy inteligentes y tienen muchas ganas de aprender", concluyó emocionada la directora.

Durante los festejos hubo números alusivos al cumpleaños de la institución, hechos por las alumnas y docentes. También hubo un emotivo homenaje al exdirector de la escuela, ya fallecido, Hugo Carballo. Se trata de una persona que era muy querida en la zona, por eso muchos lloraron cuando fue recordado.

Opciones para su continuidad

En el encuentro de vecinos, maestros, alumnos, exalumnos y autoridades, entre la que se encontraba el intendente de El Potrero, Carlos Mur Reynaga, todos coincidieron en la necesidad de que la escuela permanezca abierta. Esto se debe a que sus cuatro alumnas van a egresar y la matrícula es muy baja. Por eso recomendaron una escuela para adultos, otra de artes y oficios para los que habitan en la zona y llevar ciclos de capacitaciones. También destacaron la necesidad de crear un jardín de infantes.

"Esta escuela forma parte de la historia de esta zona. Se deben abrir establecimientos, no cerrarlos, porque un pueblo sin educación no tiene futuro. La educación tiene que ser libre y gratuita, muchos del interior no conocen el dólar en el campo, pero sin embargo pagan las consecuencias en lo que más duele: la educación", dijo.

El jefe comunal dijo que de la escuela de Puente de Plata salieron muchos chicos que hoy son profesionales.

"Este paraje está ubicado a unos 35 kilómetros de Rosario de la Frontera, cerca de la ruta nacional 34 y del ferrocarril, integra parte de la Segunda Sección de este departamento, con base en el municipio de El Potrero. Dice la historia que cuando venían las carretas de Potosí a llevar las cargas para embarcar en el río de La Plata volcó una carreta sobre un puente y quedaron esparcidas las monedas de plata, por eso se llama así el lugar", comentó un reconocido gaucho de la zona, "Cacho" López.

"Después, cuando el ferrocarril pasó por este lugar entre 1920 y 1930, a la estación le pusieron el mismo nombre, Puente de Plata. El patrono de este lugar es Santo Domingo de Guzmán. Esta escuela es una de las que se hicieron en el primer centenario, en 1910. Yo cuando era chico venía a jugar a la pelota acá desde El Potrero y asistían entre 60 y 70 alumnos", recordó.

Destacó también que era una zona de obrajes desde donde se proveía leña al ferrocarril, porque las máquinas funcionaban a vapor. "La zona tenía mucha vida y movimiento", dijo López. Cuando se incorporaron las máquinas petroleras se dejó de favorecer a la zona y se fue despoblando. "En estos momentos el paraje Puente de Plata debe tener más de 1.000 habitantes", indicó.

Un maestro muy querido

Un momento muy emotivo fue el recuerdo del director Hugo Carballo, quien falleció en un accidente. En marzo del año pasado Carballo conducía su camioneta Ford F-100, por la ruta nacional 34. Regresaba de la escuela Pablo VI del paraje Puente de Plata a Rosario. Hacía poco que había terminado la jornada laboral y había empezado a desandar los 25 kilómetros de regreso a su casa.

A su lado viajaban dos alumnitos, pasajeros habituales a los que les ahorraba el pasaje y los llevaba a sus casas sin que tuvieran que esperar en una parada de ómnibus: una nena de 12 años y un niño de 4.

Cuando llegaba al acceso del paraje Los Baños, ya cerca de la Ciudad Termal, Carballo y el chofer de un camión Scania cargado con malta hicieron una maniobra fatal. La camioneta y el camión se cruzaron y chocaron. En principio, la parte delantera derecha del Scania habría impactado en el costado donde conducía el docente.