Tensión entre bagayeros y las fuerzas de seguridad

Momentos de extrema tensión tuvieron que soportar 12 gendarmes el martes por la noche en un puesto sobre la ruta 50. Más de 60 bagayeros decidieron rebelarse y no dejar que la mercadería que les había sido secuestrada quedara en manos de los uniformados. "Hoy en día la situación no está como para que nos quedemos con las brazos cruzados", dijo un representante de uno de los grupos de bagayeros.

Personal de Gendarmería Nacional desplegado sobre la ruta 50 detuvo a un colectivo, un tour de compras que salía de Orán con destino a Buenos Aires. A bordo del micro viajaban 31 pasajeros, según fuentes policiales consultadas por El Tribuno todos los pasajeros eran bagayeros. Al ser interrogados sobre la documentación de la mercadería, varios bolsones en su mayoría con calzados, las personas no supieron justificar la mercadería.

Los gendarmes optaron por trasladar el colectivo hasta Pichanal para descargar los bultos y llevar a cabo una inspección más minuciosa. Era cerca de la una y media de la noche y los ánimos empezaban a caldearse entre las mujeres y hombres que miraban desesperados cómo sus bolsones quedaban en manos de los gendarmes, entre ellos estaba una señora a quien apuntaron como la "coordinadora del viaje". Las fuentes consultadas señalaron que fue justamente esa mujer quien todo el tiempo trataba de "agitar" a sus compañeros buscando alborotar los ánimos de los bagayeros. Según informaron, se trata de una señora que vive en Orán, quien en determinado momento llamó a unos 30 bagaye ros más.

La incertidumbre creció en escasos segundos entre los doce gendarmes, mientras los hombres que estaban adentro del predio comenzaron a tirar los bultos por arriba del alambrado para que los tomaran sus compañeros del otro lado. Al verse superados los gendarmes solicitaron refuerzos y al cabo de algunos minutos llegaron policías de la zona y más tarde personal del Escuadrón 20 Orán que pudieron controlar la situación y el control pudo seguir su curso normal, la mercadería quedó secuestrada y fue valuada en 800.000 pesos aproximadamente.

Demorada y liberada

A cargo de la causa estuvo el juez federal de Tartagal Martínez Frugoni, quien ordenó que la mujer sindicada como la “coordinadora” del viaje y quien incitaba a la rebelión sea demorada para averiguación de antecedentes. Al cabo de algunas horas fue dejada en libertad. Fue la única persona demorada por los gendarmes luego de sufrir momentos de extrema tensión frente a más de 60 bagayeros. 

.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...