Una mujer ebria atropelló y mató a un motociclista

Otro motociclista perdió la vida en jurisdicción del departamento General Güemes al ser atropellado por un automóvil conducido por una mujer en avanzado estado de ebriedad. El siniestro vial ocurrió cerca de las 6 de ayer en un tramo de la ruta nacional 34.

Se trata del segundo motociclista que muere en la zona en el lapso de 5 días. El lunes pasado, Sergio Antonio Tastaca, de 25 años, fue encontrado sin vida en el acceso al puente Saladillo, sobre la ruta provincial 10, luego de haber sufrido un espectacular rodada, sin que se hayan establecido las causas.

La tragedia de ayer fue protagonizada por una mujer de 45 años, quien conducía un automóvil Chevrolet Corsa. Por causas que se desconocen, el vehículo embistió al motociclista Daniel Yari, de 31 años, quien circulaba en sentido contrario. Debido al tremendo impacto, la Yari sufrió gravísimas lesiones. Cuando la Policía arribó al lugar encontró al hombre en estado desesperante. Por esta situación, fue trasladado en una ambulancia, en "código rojo", al hospital San Bernardo, donde el motociclista falleció horas más tarde.

Apenas ingresó al nosocomio, Yari fue sometido a una intervención quirúrgica y pese al esfuerzo de los médicos dejó de existir a las 12.40. Se informó que la víctima presentaba lesiones de extrema gravedad en el cráneo y otras partes del cuerpo.

En cuanto a la conductora del automóvil, la Policía informó que circulaba bajo los efectos de alcohol. Esto surgió de la prueba de alcoholemia que se le practicó en el lugar, la que registró 2,49 miligramos de alcohol en sangre. La investigación se encuentra a cargo de la Fiscalía de Grave Atentados contra las Personas Nº 4, a cargo de Ramiro Ramos Ossorio, quien dispuso la detención de conductora, cuya identidad no se dio a conocer.

En el lugar trabajaron peritos de la División Criminalística de la Policía de la Provincia para determinar la mecánica del trágico accidente. Si bien no trascendieron detalles de las pericias, lo que sospecha es que el Chevrolet Corsa pudo haber invadido el carril contrario y se encontró de frente con el motociclista. En ese sentido, una de las teorías que se manejan es que por el avanzado estado de ebriedad, la mujer perdió los reflejos para conducir o se quedó dormida. También se habría establecido que la mujer circulaba a alta velocidad y que eso le impidió reaccionar cuando se encontró de frente con el conductor de la moto. Se supo que la conductora del auto regresaba de una fiesta con motivo de las celebraciones de la primavera, en la que consumió abundante bebida alcohólica.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...