Tarifas, harina e impuestos: puntos clave para el pedido de emergencia de panaderos

La situación de las panaderías en Salta, y en todo el país, es angustiante. Los aumentos de las tarifas, sumado al precio de la harina y la pesada presión impositiva formaron un combo explosivo para su rentabilidad. Durante el último año más del 90% de las panaderías en la ciudad fueron a pérdida.

Pero eso no fue todo, las ventas también sufrieron una fuerte caída. Durante 2018 el precio del kilo de pan llegó a los 80 pesos y las ventas disminuyeron en promedio un 35%.

El vocero de la Cámara de Panaderos de Salta indicó que hoy el kilo del pan debería estar a $130 el kilo para lograr un equilibrio entre los aumentos en los costos de producción que hubo durante el año pasado y un precio que dé rentabilidad a los empresarios del pan.

El bono de fin de año también fue un inconveniente y lo tuvieron que pagar en tres cuotas. Desde el sector reconocen que sus empleados se lo merecen y es una ayuda necesaria, pero afirman que una pyme no está en condiciones de pagar esa ayuda.

"Nosotros no estamos en contra de eso, pero no podemos, es por eso que estamos haciendo un esfuerzo y lo estamos pagando como se puede", remarcó Hugo de la Merced, empresario y vocero de la Cámara de Panaderos de Salta.

Ante esta situación, la Federación Argentina de Industrias del Pan y Afines (FAYPA) el lunes 14, a las 13, realizará una conferencia de prensa nacional en la sede del organismo, para dar a conocer la situación de las panaderías en todo el país e informar que está declarada la emergencia del sector desde el día 21 de diciembre.

Desde la federación de panaderos ya se cursaron notas dando a conocer la problemática a todos los organismos gubernamentales, tanto nacionales como provinciales y municipales. "Hasta la fecha no obtuvimos ninguna respuesta. Se va a hacer conocer este tema para que nos reciban y queremos que se declare por parte del gobierno la emergencia del sector, como ya se hizo en el sector de cuero y marroquinería", remarcó Hugo de la Merced.

Intervención

Con el pedido de que el Estado declare la emergencia en el sector, solicitarán que el Gobierno actúe en tres puntos clave. Primero que intervenga el mercado del trigo, para poner un cupo y que los panaderos no se queden sin su materia prima. "Queremos que el Gobierno intervenga y nos asegure un cupo para que no tengamos que volver a subir el pan, no puede ser que un alimento social cueste más de 100 pesos el kilo", aclaró el vocero de la cámara.

Además, piden que intervengan las tarifas y que puedan ser subsidiadas. "Pedimos esto, porque al declararse el sector en emergencia se puedan subsidiar los costos de las tarifas, ya hay panaderías que no pueden pagar la tarifa", agregó Hugo de la Merced.

El ahogo impositivo también es clave en este pedido. Quieren que los impuestos dejen de asfixiar al sector. Durante el año pasado en Salta cerraron más de 30 panaderías.

Aumento de tarifas

Desde el sector piden que se declare la emergencia por varios factores, pero principalmente por los aumentos de la tarifa de luz y de gas. "El gas nos aumentó desde diciembre de 2015 a la fecha un 3.600% y en algunos casos hasta el 4.000%. La luz ya superó el 2.000%", remarcó el vocero de la cámara.

Una panadería chica en diciembre de 2015 pagaba una factura de 4 mil pesos de gas, en la actualidad, manteniendo el mismo consumo, paga más de 40 mil pesos. Panaderías que tienen una producción más grande pasaron de pagar 12 mil pesos por factura a más de 150 mil pesos.

"Ya hay panaderías que están yendo a Gasnor para pagar las facturas en cuotas. En ese sentido Gasnor nos está dando una mano permitiendo que se paguen hasta en tres cuotas separadas por 10 días corridos, pero esta medida es un paliativo pero no una solución", afirmó Hugo de la Merced.

Harina e impuestos

Otro tema puntual que afecta específicamente a los panaderos es el precio de la bolsa de harina. En diciembre de 2017 los 50 kilos costaban 260 pesos, hoy cuestan 850 pesos. Estamos hablando de que el principal insumo para el sector aumentó un 220%, sin embargo las expectativas para este año no son buenas y los panaderos no esperan que baje.

"Estamos terminando la cosecha de trigo en el país, que va a ser una de las más grandes de la historia, por ende si uno tiene en cuenta la ley de la oferta y la demanda, el precio debería caer. Sin embargo, acá no solo no cayó sino que subió un 30% el costo de la harina y todo indica que va a seguir subiendo, porque Brasil tuvo una campaña mala y se va a llevar toda la producción local", explicó el vocero.

Por último, "la voracidad fiscal" que existe en el país repercute directamente en la rentabilidad de las pymes panaderas. "Hay más de 200 mil cuentas embargadas por la AFIP a nivel nacional. Eso es una señal clara de que no es que no se quiere pagar, sino que no se puede pagar en tiempo y forma. Lo mismo pasa con Rentas provincial, que en el 2018 nos subieron la alícuota del 3,6 al 5% con el Pacto Fiscal, eso es un aumento del 60%", afirmó Hugo de la Merced.

El comercio ilegal también es un problema. En Salta hay 300 panaderías inscriptas y hay más de 400 ilegales. "No pagan impuestos ni empleados en blanco, es una situación de desventaja absoluta. Es importante aclarar que no queremos que el empleado que está en una panadería clandestina se quede sin su trabajo, sino todo lo contrario, que paguen los impuestos", afirmó el vocero de la cámara.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Encuesta

Para vos, ¿debería volver el boleto en papel?

Importante ahora

cargando...