Pelea entre bandos dejó a un colombiano herido

Un hombre de nacionalidad colombiana se acercó a una vivienda del barrio Aeroparque, en la ciudad de San Ramón de la Nueva Orán, el sábado cerca de las once de la noche. Al parecer el sujeto iba a cobrar un dinero por unos muebles que había vendido, pero antes de llegar a la puerta de la vivienda se cruzó con un grupo de personas quienes le exigieron la entrega de dinero. El vendedor extranjero saltó de la moto en la que andaba y salió corriendo. Al cabo de algunos minutos regresó acompañado de otros colombianos y se produjo un violento enfrentamiento. Producto del choque uno de los extranjeros resultó con politraumatismos y tuvo que ser internado en el hospital local.

Entre las 23 del sábado y la madrugada del domingo, cerca de las cuatro, se produjeron dos enfrentamientos en el mismo barrio Aeroparque. Lo que hasta el momento no se sabe es si se trató de los mismos bandos antagónicos, lo cierto es que en el primer choque, ocurrido unos 30 jóvenes, se enfrentaron lanzando piedras y cuanto objeto tuvieron a mano. Según fuentes policiales, también efectuaron disparos de arma de fuego, dado que tras el salvaje enfrentamiento los investigadores hallaron vainas servidas.

La gresca había arrancado en el pasaje José Hernández y Córdoba y se trasladó hasta la mitad del barrio Aeroparque, para culminar en las calles Italia y Eduardo Arias. Una zona donde habitualmente hay un importante número de autos estacionados en la vía pública, varios de los rodados sufrieron daños importantes, además de las casas por donde los bandos disidentes pasaron arrasando con todo. Como resultado del choque uno de los colombianos, de 40 años, resultó lesionado y tuvo que ser trasladado al hospital de esa ciudad.

La "poli", en el corso

Vecinos que fueron testigos directos del feroz choque de los grupos antagónicos no tardaron en llamar al Sistema de Emergencias 911, llamado que no surtió efecto en lo inmediato dado que recién cerca de media hora después apareció un móvil policial, la gresca duró entre 25 minutos y media hora. Pero eso no fue lo más importante, en el automóvil de la Policía llegaron solo tres uniformados, quienes al observar la cantidad de personas en el enfrentamiento decidieron no intervenir.

El vecino que había alertado al 911 volvió a llamar, esta vez con más preocupación, para pedir una explicación sobre el reducido número de efectivos que habían mandado a la zona, y le dijeron que el resto de los uniformados prestaba servicio en el corso de la ciudad, y estaban llevando a cabo lo que ellos denominan en su jerga el "despeje". Esta vergonzoza situación se dio en un contexto de violencia donde por suerte no hubo víctimas fatales.

Según pudieron aportar vecinos del barrio donde ocurrió el brutal enfrentamiento, cuando los malvivientes observaron que algunas casas tenían cámaras de seguridad empezaron a tirar piedras para romperlas, "fue casi media hora de agresiones brutales entre ellos y además roturas de casas y autos, impresionante", apuntó un vecino, quien prefirió preservar su identidad.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...