“Las redes elaboran un perfil con nuestros datos y llegan a conocernos más que nosotros mismos”

Johanna Caterina Faliero, abogada especializada en derecho informático y protección de datos, estuvo en Salta para participar de la Primera Jornada Nacional de Derecho de las Telecomunicaciones, Informática y Nuevas Tecnologías.
En un análisis de los cambios que está imponiendo el mundo virtual, consideró fundamental definir un nuevo paradigma de responsabilidades para el “ecosistema” que generan las redes sociales.
“Brindamos de manera absolutamente voluntaria y promiscua datos que, de otra manera, en la vida analógica que teníamos, antes mantendríamos para nuestra reserva y privacidad”, le dijo a El Tribuno, antes de exponer en Ciudad Judicial.
Disertó junto con el abogado Martín Leguizamón -reconocido por haberles ganado a Google y Yahoo juicios relacionados con el derecho a la privacidad- en el evento organizado por el Instituto de Derecho de las Telecomunicaciones, Informática y Nuevas Tecnologías del Colegio de Abogados de Salta el viernes.
También consideró que las mujeres son más vulnerables en el entorno digital y que, en internet, se reproducen desigualdades. “Los datos de las mujeres se venden a una cotización superior que los del público masculino. De ello surge la perfilación publicitaria, por temas de identidad y también sobreexposición a otros riesgos como el acoso virtual”, dijo.
Es consultora, asesora y representante legal internacional especializada para Argentina, Latinoamérica, el Caribe y la Unión Europea en derecho informático, protección y privacidad de datos y seguridad informática. También es profesora de derecho, autora de publicaciones relacionados con el tema y conferencista nacional e internacional.
“Todas las redes sociales, plataformas virtuales y sitios web recolectan de manera permanente una cantidad inusitada de datos que vamos dejando en nuestro tránsito y tráfico en esas plataformas. Eso sirve para elaborar un perfil y directamente terminan por conocernos más que nosotros mismos. Eso nos vulnera, es un riesgo muy grande”, advirtió.

¿Qué temas se analizarán en Salta en relación con los datos personales en la Primera Jornada Nacional de Derecho de las Telecomunicaciones, Informática y Nuevas Tecnologías?
En Salta vamos a exponer con respecto a temáticas que conciernen a los derechos en nuestra era digital, sobre la protección de los datos personales y la protección de la identidad digital que todos merecemos hoy. 
Vamos a ver también las consecuencias y la responsabilidades que se plasman en el entorno de las TIC (Tecnologías de la Información y Comunicación) porque es algo muy debatido desde el punto de vista jurídico. Estamos en la lucha por decidir cuál es el paradigma de responsabilidad por el que optamos para este nuevo ecosistema y a quiénes vamos a cargar con las consecuencias dañosas de las TIC.
Hoy vemos un ejemplo en las “fake news”, la difamación online y las tensiones que se nos generan con derechos que tienen mucha protección, como nuestros datos personales, nuestra identidad y libertad de expresión, entre otras cosas que podemos mencionar. 
De ello vamos a hablar y a debatir soluciones posibles a lo largo de esta jornada en Salta.

¿Cree que somos responsables con el manejo de nuestros datos y e imagen?
Me parece que es algo sobre lo que estamos concientizando progresivamente. No lo hemos hecho muy bien desde el principio, porque obviamente las tecnologías de la información y la comunicación nos dan un ambiente en el que no sentimos un peligro inminente ni una sensación de inseguridad que nos pueda afectar.
Actuamos en estos entornos que son muy amigables, con plataformas muy intuitivas y orgánicas. De esta forma, tal vez brindamos de manera absolutamente voluntaria y promiscua datos que, de otra manera, en la vida analógica que teníamos antes, manteníamos para nuestra reserva y privacidad.
Entonces, se han diluido esos límites de lo privado y lo público. Las TIC sirven para eso. Las redes sociales tienen una vocación natural de publicidad, de interrelacionamiento humano y eso obviamente nos afecta. 
Creo que tenemos que afilarnos. Hay que concientizar sobre cuáles son nuestros derechos en materia de datos, saber que los tenemos, que podemos pedir por ellos y reclamar el olvido digital cuando algo nos afecte.
Obviamente, eso también incluye el derecho a preservar nuestra identidad digital de los abusos que obviamente se efectúan en estos entornos por las técnicas de procesamiento que se aplican.

¿Cuáles son los riesgos a los que estamos expuestos?
Estamos expuestos a un montón de riesgos. Cuando nos insertamos en las redes, desde el vamos, la privacidad se ve afectada en múltiples sentidos.
Hay muchísimas técnicas de procesamiento que desconocemos y que se encuentran involucradas en los entornos virtuales en los que nos movemos asiduamente.
Y uno de los riesgos que nos trae obviamente este beneficio social, que no vemos como un peligro, es el tema del perfilamiento. 
Todas las redes sociales, plataformas virtuales y sitios web recolectan de manera permanente una cantidad inusitada de datos que vamos dejando en nuestro tránsito y tráfico en esas plataformas.
Eso sirve para elaborar un perfil y directamente terminan por conocernos más que nosotros mismos. Eso nos vulnera, es un riesgo muy grande y lo vemos con sujetos hipervulnerables de una manera un poco más aguda.
Por ejemplo, tenemos el último escándalo de Facebook, con la aplicación de un proyecto de publicidad dirigida, en el cual directamente recolectaban datos de menores. 
Acá tenemos un sujeto hipervulnerable que no tiene conciencia de aquellos datos que brinda y la capacidad de afectación que puede tener eso en el futuro.

¿Las mujeres están más expuestas a estos riesgos? 
Sí, creo que los entornos virtuales no son ajenos a lo que pasa en la realidad social. Soy parte de un grupo de investigación en temas relacionados con género y derecho.
La intersección de estas temáticas redunda en que las tecnologías de la comunicación y la información también acrecientan las vulnerabilidades que ya existen.
Lo vemos si tomamos en cuenta simplemente una arista, la de venta de datos. Los datos de las mujeres se venden a una cotización superior que los del público masculino. De ello surge la perfilación publicitaria, por temas de identidad y también la sobreexposición a otros riesgos como ser las problemáticas de violencia de género, acoso virtual, robo de identidad, generación de perfiles falsos y amenazas. Entendamos que estas redes sociales permiten tal vez la apertura de canales de comunicación y vías de llegada por los cuales estas acciones del plano de lo tangible resultan tan peligrosas. Resultan más fáciles de realizar en el entorno virtual y por ello se analizan muchas veces como un agravante. Los entornos virtuales permiten una mayor impunidad de estas acciones.
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...