Un inspector sin escrúpulos le secuestró la tarjeta de Saeta a un adolescente discapacitado en el tramo entre Rosario de Lerma y Campo Quijano, solo porque el chico de 16 años no recordaba su documento nacional de identidad. La desesperación de Mauricio José Escalante, con retraso madurativo, originó su desorientación cuando llegó a la escuela técnica Ingeniero Maury, de Quijano. Primero alcanzó a dar aviso de lo sucedido a su madre. Pero luego, al quedarse sin batería su celular, su alteración lo dejó desubicado en su escuela. Se retiró sin dar aviso para buscar volver a su casa en Rosario de Lerma.

Sin saber nada de su hijo, Silvia Ibáñez comenzó a llamar a los docentes y conocidos en Campo Quijano para buscar a Mauricio José. Después de varias horas, cerca de las 9 de la noche del viernes, un vecino que lo conoce lo encontró en una parada de remises de Quijano. Llamó a su madre y lo llevó con su familia.

Mauricio comparte un aula integrada en la técnica. Desarrolla sus habilidades cognitivas de la mejor forma, lo que contribuye con su integración a la sociedad.

El inspector de Saeta no tuvo en cuenta ningún parámetro de cómo tratar a una persona discapacitada. Apenas titubeó el adolescente en dar su número de documento el encargado de controlar el pasaje en un colectivo de línea urbana le quitó el certificado. No tuvo paciencia. Mostró uno de los peores males del ser humano: la intolerancia.

"Este hombre no respetó a mi hijo cuando le mostró el Certificado Único de Discapacidad (CUD). Fue insensible al interrogarlo. No miró la foto del CUD, ni siquiera le preguntó al chofer de esa unidad si mi hijo viajaba con frecuencia. Fue intolerante. Terminó discriminado a Mauricio al preguntarle su documento nacional de identidad. Ni siquiera este inspector recurrió a comunicarse por medio de lengua de señas, algo que entiende básicamente mi hijo", le dijo a El Tribuno Silvia Ibáñez, madre del muchacho.

Agregó la mamá: "Le pudo haber pasado cualquier cosa a mi hijo, lo desbordó la situación. Voy a denunciar a este señor, y a Saeta. Discriminaron, pusieron en riesgo y abandonaron a mi hijo".

Ibáñez recurrirá a la Justicia por este atropello a su hijo Mauricio. Lo poco que cuenta el adolescente es que el inspector lo miró y le quitó el CDU. Luego llegó a la Escuela Técnica de Quijano, se comunicó con su mamá y le contó lo sucedido. Después fue a tomar un remise, como le dijo su mamá, pero se hizo de noche. Se asustó porque no tenía dinero, "hasta que apareció don Olmos y me trajo a mi casa".

Silvia dice que le dijo que tomara un remise a Rosario, que ella le iba a pagar el traslado a la vuelta. Pero Mauricio estaba nervioso y no pudo cumplir el pedido de su madre. "Menos mal que lo conocen a mi hijo, pero él no subió a ningún remise. Cómo se cortó la comunicación por falta de batería, se asustó mucho más. Los viernes sale a las 7 de la tarde de la escuela, pero al no llegar me desesperé. Cuando me disponía a salir a buscarlo a Quijano, llegó con Olmos (Sergio)", dijo Silvia.

El conocido Olmos es el jefe de Tránsito de la Municipalidad de Campo Quijano. Conoce a Mauricio y a su madre. Ella también es personal del área de tránsito de Rosario de Lerma.

"Voy a denunciarlo"

Silvia Ibáñez contó a El Tribuno que luego de este desesperante episodio recurrirá a la justicia. Mauricio José hace tres años concurre la técnica de Quijano al 3´ año en un aula integrada, es el cuarto de seis hermanos. Es decir que sube al colectivo de Saeta todos los días en la mañana y luego retorno por la tarde a su casa utilizando este medio urbano.

El Certificado Único de Discapacidad (CUD) de este adolescente fue retenido indebidamente ante la suposición de que no era discapacitado, solo porque el chico con retraso madurativo no recordada el número de su DNI.

La Ley Nº 22.431 establece que las empresas de transporte colectivo terrestre deben transportar de manera gratuita a las personas con discapacidad en el trayecto que medie entre el domicilio de las mismas y cualquier destino al que deban concurrir por razones familiares, asistenciales, educacionales, laborales o de cualquier índole que tiendan a favorecer su plena inclusión social.

Dato

Mauricio José recuerda que el inspector era un hombre grande y con algo de barba. El secuestro de su abono especial ocurrió a las 7 y media de la mañana del viernes.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...