Denuncian grave daño al ambiente por desmontes ilegales en el norte

Afecta a dos comunidades aborígenes, y a pesar de las denuncias reiteradas los desmontes se siguen produciendo.

Dirigentes aborígenes junto con el presidente del Concejo Deliberante de la localidad de Aguaray, Guillermo Alemán, tienen previsto reunirse esta semana con los responsables del área de Medio Ambiente del Gobierno de la Provincia para plantear una preocupación de vieja data pero por un nuevo episodio que se produjo en el transcurso de los últimos días: la tala indiscriminada de especies forestales autóctonas en los terrenos fiscales cercanos a las comunidades originarias ubicadas a la vera de la ruta provincial 54, Campo Durán y El Algarrobal.

El desmonte, según precisó el presidente del cuerpo deliberativo norteño "esta vez afectó unas 10 hectáreas de monte fiscal que se ubican muy cerca de las comunidades chané y El Algarrobal, esta última donde residen unas 45 familias. Pero lo triste, lo lamentable es que se ha talado una gran cantidad de ejemplares muy jóvenes de algarrobo, quebracho y de palo amarillo, cuando eso está penado por ley. Nosotros con gente de las mismas comunidades venimos exponiendo esa preocupación y radicamos denuncias ante la Gendarmería y la Policía. Pero por falta de controles eficientes y penalidades a quienes los cometen sigue ocurriendo", dijo Aleman.

Zona en rojo

Alemán detalló además que "si nos atenemos a los mapas de la ley de bosques, esa es una zona marcada con rojo, por tanto no puede sacarse un solo tronco y, por el contrario, lo que correspondería es reforestar donde se han producido por años tala indiscriminada y descontrolada. Por eso queremos pedirle al secretario de Medio Ambiente de la Provincia, Alejandro Aldazábal, que arbitre los medios para que esta depredación que es producida por madereros de Tartagal, Aguaray y Mosconi se detenga y que se los sancione como debe ser. Eso no es explotación maderera, es lisa y llanamente robo y depredación, porque están diezmando los montes fiscales. Sabemos por la misma gente de la zona que ese daño se produce kilómetros más hacia adentro del Chaco salteño y llega hasta el departamento Rivadavia, con tantos padeceres que tienen esas poblaciones, sobre todo los originarios; pero no hay nadie que les diga basta".

Pero, según explicó Aleman, el daño ambiental, la depredación y el robo de madera no solo se produce en la llanura chaqueña del norte de la provincia, hacia el este de la ruta 34; sino también hacia el oeste donde se ubican las serranías, lo que potencia cualquier tipo de evento ambiental. "Hemos descubierto desmontes en la zona de los cerros de Capiazuty y esta gente que lo lleva adelante, pensando solo en su propio beneficio económico, no repara en que talar los árboles en esa zona expone a toda la localidad a un riesgo muy grande, porque estamos ubicados al pie de los cerros".

Agregó: "Lo más grave es que los que hacían esa tala en los cerros tenían autorización de la Secretaría de Medio Ambiente de la Provincia, lo que dejaba en evidencia fallas muy graves en el control que se debe realizar en este tipo de prácticas. Somos los pobladores los que tenemos que tener muy en cuenta todas estas situaciones y reclamar que se detengan para que no tengamos que vivir situaciones tan lamentables como el alud de Tartagal".

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...