Tienen clases virtuales más de 8 mil chicos con discapacidad

Unos 1.900 estudiantes con distintas discapacidades concurren a las 31 escuelas de educación especial, y otros 320 aproximadamente, a los 3 CEI (centros de educación integral para adolescentes y jóvenes con discapacidad) de la provincia. En el primer caso realizan la primaria y en el segundo educación secundaria, según datos aportados por la modalidad.

Aparte, hay 4 mil chicas y chicos que estudian en escuelas comunes y al mismo tiempo reciben el apoyo de las escuelas especiales, en el marco del plan de inclusión escolar que la provincia desarrolla desde hace varios años. Es decir, hay todo un plantel docente que brinda apoyo a estos chicos en las escuelas convencionales, pero que no se desempeña en las sedes.

En la capital salteña funcionan cuatro escuelas especiales: la 7039 Tobar Garcia, 7041 Escuela Mariano Castex, 7044 Efeta, 7040 Corina Lona y el resto está en el interior provincial. De los 3 CEI, uno está en capital, el 9004 que funciona en la Escuela Agrícola, otro en Joaquín V. González y el último en Salvador Mazza.

"Más allá de que el acceso a los dispositivos es bien complejo en la provincia, las escuelas especiales se organizaron muy rápido para poder atender y darle continuidad a la trayectoria de los chicos con discapacidad, tanto en escuelas como los que están en apoyo (incluidos en escuelas comunes)", manifestó Agostina Arias, coordinadora de la modalidad de Educación Especial de Salta, en referencia al trabajo en contexto de pandemia.

La funcionaria provincial destacó que la modalidad especial implica siempre el trabajo uno a uno, el estar atentos en los diferentes escenarios en la diversidad, el trabajo en redes de los docentes y el poder comunicarse no solo con los chicos sino con las familias, que ahora deben acompañar de una manera mucho más presente la trayectoria de sus hijos.

“Lo que se procura es evitar la exclusión, de qué manera acercarnos para no constituirnos en una nueva barrera”.
 

En lo que va de las clases remotas, Arias señaló que "hay buenos resultados", y que es bajo el porcentaje de estudiantes con los que nunca o pocas veces se ha tenido un contacto. "Hasta un 10% por escuela", según estimó en base a informes que presentaron los establecimientos.

"Es interesante la cantidad de estudiantes con los que sí se tuvo un contacto. Las escuelas utilizan todas las estrategias que pueden: grupo de whatsapp, llamadas telefónicas, videollamadas, uso de plataforma classroom y la preparación de materiales didácticos que se fueron repartiendo a las familias", detalló Agostina Arias, aclarando que los materiales impresos se armaron en función a la trayectoria y características de cada uno de los estudiantes.

Trabajo difícil

La coordinadora admitió que trabajar en la modalidad especial y avanzar en los saberes es "muchísimo más difícil". Por ejemplo, "no es poca cosa la socialización con sus compañeros", que estos meses sin clases presenciales no la pudieron tener. Sin embargo, sostiene que, para ella, "los chicos están entendiendo muchas situaciones que quizás antes no las entendían porque no las vivenciaban, están aprendiendo otras cosas, el desafío es cómo miramos eso que los chicos están aprendiendo en sus casas".

Sobre el contacto con las familias, contó que muchas se sienten desbordadas porque no saben cómo responder ante determinados procesos debido a que no han sido formadas para ocupar el rol que hoy van construyendo. "El trabajo de contención no simplemente es hablar por teléfono para pasarle la tarea, sino para preguntar a los padres cómo están ellos, cuáles son sus horarios, elaborar agendas en acuerdos con las familias, determinar cómo trabajar y que se organicen en función de sus tiempos, y no ser invasivos", dijo.

Educación privada

En el sector privado, hay 1.068 alumnas y alumnos con discapacidad -en su mayoría intelectual- en escuelas de educación especial, centro educativo terapéutico, talleres ocupacionales y centros de día. Otros 1.205 están incluidos en colegios privados comunes.

Son 12 las instituciones de educación especial en Salta, entre ellas la escuela Juan XXIII de Hirpace, Sacra y Ayúdame a Crecer (en San Lorenzo) que tienen primaria. Críos, Colibrí, Apadi, la Sociedad de la Estrella, entre otras, ofrecen el servicio de inclusión escolar, centros educativos terapéuticos, estimulación temprana y nivel inicial.

"Se está trabajando de forma remota, también con cartillas que según las instituciones les acercaron a los chicos a sus domicilios en algunos casos. Por lo general no tuvieron problemas de conectividad, pudieron trabajar en forma sincrónica como asincrónica", resumió a modo de balance Alba Cardozo, supervisora de Educación Privada.

Aclaró que la parte pedagógica y la de rehabilitación, son dos cosas distintas, que van por carriles diferentes. Desde su lugar, se refirió al proceso de enseñanza-aprendizaje que este año es atípico para la educación en general, e insistió en que no hubo mayores dificultades en su ámbito.

Estrategias

"Los docentes trataron de buscar diferentes estrategias y medios para facilitar y acercarse a los distintos niños, adolescentes y jóvenes en lo que necesitaban. En cuanto al abordaje de los contenidos, se fue seleccionando y priorizando según la propuesta pedagógica de cada institución y nivel", destacó Cardozo que recibió un par de consultas por pases a la escuela pública.

Lo que más le preocupa es "realmente contener a la población, darle lo que necesita, que no queden excluidos, que esto no aumente más la exclusión". Su desafío es trabajar para derribar las nuevas barreras que dice aparecieron ahora con la pandemia y la educación virtual.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...