Entre el sentido común y los intereses voraces de las dirigencias

Si el ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, fue duramente criticado, y con razón, por minimizar la llegada del coronavirus al país, a la dirigencia argentina que ya tuvo el tiempo necesario para interiorizarse, qué habría que decirles. Solo les importa ellos y sus intereses por sobre cualquier pandemia, como si fuesen inmunes de terminar todos juntos en un ataud.
La decisión tomada por River de no jugar frente a Atlético Tucumán ni abrir el Monumental, y de no solo exponer a su plantel profesional sino también a los miles de chicos que allí concurren es acertada en consonancia con el mundo entero, aunque el nuevo mandamás de la Superliga, Marcelo Tinelli, diga que son trabajadores (que le importa poco) y seguir pensando solo en el poder de un grupo de dirigentes afistas va en contramano de todo el planeta.
No es un tema mediático (aunque el dengue sea más letal para nosotros), psicótico o lejano. Es una realidad. Y es una realidad además que algunas grandes instituciones podrán solventar económicamente, pero que golpeará duramente a los clubes chicos.
Y los clubes salteños no están lejos de eso, porque la erogación que les representa, tomando en cuenta que no pueden recaudar nada con las medidas de prevención, les será más letal que el coronavirus.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Aparecen

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Deportes

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...