Por Martín Rodríguez

 

Rafael Cornejo es director de RAC Construcciones, una empresa con casi 20 años de trabajo en Salta, que está atravesando un momento de preocupación y gran incertidumbre causada por la pandemia que ocasionó el COVID-19. En diálogo con El Tribuno, el empresario pidió que se reactive la obra privada, porque hay miles de familias que dependen de la construcción. Y afirmó que los bancos tienen que dar créditos a “tasas y plazos razonables”.

¿Cuál es la situación de RAC?
Nosotros somos una empresa que trabaja hace casi 20 años. Siempre hicimos obras privadas, nada de obra pública. Nunca le pedí nada al Estado, ni viví del Estado y hoy realmente estamos preocupados porque tenemos muchísimos empleados. Casi 500 familias dependen de nosotros en forma directa, más todo lo que se genera de forma indirecta. Nunca nos atrasamos en los sueldos, siempre le cumplimos a la gente y fue nuestra prioridad. Hoy estamos preocupados por dos cosas. Estamos de acuerdo con el tema de la salud, que hay que cuidarse, eso está perfecto, pero acá en Salta ya llevamos más de 20 días en los que no hay ningún caso y toda la gente que trabaja en la construcción lo hace por jornal, si ellos no trabajan, no cobran. Entonces, ¿de qué van a vivir? Por otro lado, vemos una cosa que nos parece ilógica o injusta y es que la obra pública está habilitada y la obra privada no.

¿Sabe por qué se da esa lógica?
No vemos ninguna lógica porque tanto las empresas que hacemos obras privadas como las que hacen obra pública teóricamente las dos tienen que cumplir el protocolo que hay. ¿Por qué nosotros no podemos hacerlo y ellos sí? La plata que se genera en la obra privada es genuina, no es plata que viene del Estado y vuelve al Estado. Es plata de inversores que podría estar, en este momento, volcándose para que toda esta gente pueda tener una solución. Junto con la Uocra hicimos un protocolo sobre cómo se debe trabajar. Ya hemos comprado termómetros para medir a distancia la temperatura, barbijos, alcohol en gel, lavandina. Nosotros estamos haciendo una obra para Swiss Medical, que es la única obra que tenemos autorizada porque está relacionada con la salud. Les estamos haciendo 20 habitaciones de terapia y ahí estamos cumpliendo con todo el protocolo y no tenemos problema. Es engorroso de aplicar, pero estamos preocupados y no vamos a decir que la obra largue y larguemos como sea. 

“Preocupa la gente que no va a tener qué comer y si esto sigue en el tiempo no creo que termine bien”.

¿Qué dicen las autoridades nacionales y provinciales sobre esto?
Con gente del Gobierno nacional no pudimos hablar, con nadie en forma directa. Todos dicen ya van a tener novedades, lo vamos a analizar y nada. La decisión (de pedir excepciones) la tiene el Gobierno provincial. Con la gente que hablé me dice que está de acuerdo, pero seguimos sin tener ninguna respuesta. Si bien yo hablo en representación de RAC, también lo hago por las otras empresas que deben estar en una situación igual que nosotros o peor incluso. Por suerte, veníamos trabajando muy bien pero con todo esto llevamos un mes y pico paralizados.

.

¿Cómo fue el día después de que se declaró la cuarentena?
Tuvimos que parar de golpe todo, tenemos material en obra como cemento que se venció y que lo tendremos que tirar. Recibo mensajes todos los días de gente que trabaja para nosotros preguntándome cuándo volvemos y realmente mi preocupación es la gente que no va a tener qué comer y si esto sigue sosteniéndose en el tiempo no creo que termine bien.

“Pedimos créditos a tasas y plazos razonables. Hay que ver la situación de cada empresa”.
 

¿Mucha gente depende de la construcción privada? 
En la provincia son más o menos 4.500 personas que están en blanco. Ustedes saben que hay una gran parte de la construcción, no es nuestro caso, que es informal. Después tenés los indirectos.

¿Por qué cree que la obra privada debe se exceptuada?
Porque en una obra solamente entra la persona que trabaja, no es un local comercial. Se puede tener perfectamente un buen control, obviamente con todos los riesgos que eso significa, pero creemos que hay incongruencias.

¿Qué tipo de incongruencias?
¿Por qué sí te habilitan la obra pública y la obra privada no? Te habilitan los corralones y nos llaman todos los días para preguntarnos si queremos comprar, pero cómo lo vamos a hacer si no sabemos cuándo volvemos. 

Hay gente en la oficina, ¿qué trabajos están haciendo?
Hay poca gente ahora porque estamos separándolos por turnos. Estamos poniéndonos al día con documentación que teníamos atrasada, es preocupante la situación. Hace un mes se suspendió totalmente nuestra actividad y nos siguen entrando los cheques, nos siguen cobrando los impuestos, nos siguen entrando planes de pago, nos siguen entrando las cuotas de los préstamos. En marzo le pagamos a toda la gente, las cosas que teníamos en cuenta corriente las seguimos pagando y a nosotros no nos entra nada de plata. Vas a pedir los créditos a los bancos y te hablan de cifras un poco irrisorias para el volumen que uno maneja, los préstamos que te dan no condicen.

Pudieron pagar los sueldos de marzo, ¿cómo ve abril?
Espero no tener problemas, pero es difícil. Nosotros no estamos es una situación mala. Somos una empresa ordenada que trabajamos hace mucho tiempo. El problema de esto es que si no se logra arrancar lo más rápido posible, sí va a haber mayores problemas porque se va a empezar a cortar la cadena de pagos por más voluntad que tengamos. Si bien nosotros estamos en condiciones y ya tenemos a la gente entrenada por si nos dicen larguen, estamos en condiciones de hacerlo, pero para largar cualquier obra se necesita tener un capital de trabajo y si uno sigue con esto, se termina comiendo ese capital, después no vamos a poder arrancar lo mismo.

¿Qué dicen los clientes?
Estamos hablando con todos nuestros clientes y por el momento todas las obras seguirían. Hay algunas que tal vez disminuyan el ritmo que tenían. 

¿Qué propuestas haría para superar esto?
Primero créditos, a tasas y plazos razonables, además hay que ver la situación de cada empresa. Porque si a vos te dan un crédito para pagar todos los sueldos y después lo tenés que pagar en 12 cuotas, es un tema, porque si se autoriza el trabajo, no es que arrancamos todo y vamos a estar igual que antes, eso no va a pasar. Yo estoy seguro que la construcción privada va a bajar por un tiempo. Entonces, si sacás el préstamo después tenés     que poder pagar ese préstamo.


 

Audios

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...