Denuncia  violencia policial  en un control en  San Agustín

Un joven güemense residente en San Agustín denunció a un grupo de policías de un control zonal por una paliza que le habría propinado en el interior de un móvil, y contó que luego fue conducido a una subcomisaría donde lo habrían amedrentado con una pistola en el cuello.

Mientras eso sucedía, su motocicleta Yamaha ZF era retirada del control y llevada con rumbo desconocido, según el denunciante.

"Me dieron una paliza, me quitaron las llaves, me llevaron a una pieza al fondo de una comisaría y me dijo el oficial con una pistola al cuello que si hacía algún quilombo podía morir de coronavirus", relató.

El joven desgranó la historia recordando que el hecho se produjo el martes 12 de mayo después de las 11, cuando se dirigió al súper Florencia a comprar alimentos.

Al volver se encontró con el control policial. "Me hicieron parar, yo saqué toda la documentación de mi moto, la cédula verde, el seguro y en eso el policía me dice si no la quería vender. Le dije que no. Entonces me pidió otro y otro papel hasta que llegó el turno del papel de circulación, no lo tenía. Entonces dijo que me iba a hacer el acta y yo le contesto si yo vivo en San Agustín y fui al súper y le muestro el tickets y la carne que había adquirido. Entonces se acerca el oficial y me contesta que me estoy resistiendo", dijo. "Bajalo de la moto y subilo al patrullero", escuchó. "Ahí comienzan a golpearme en las costillas y en los brazos. Se tira uno encima y me hace una llave para quitarme la respiración y me suenan las vértebras. Así me conducen a la comisaría, me llevan a un cuarto y me ponen la pistola en el cuello amenazándome que iba a morir de coronavirus", narró.

  La moto que le fue arrebatada ilegalmente.

"En ese ínterin se subieron a mi moto y la llevaron a la comisaría. Quedé detenido. Luego hacen la consulta con el fiscal y el mismo dice que no está interesado en la moto. Me liberan, en diez minutos vuelvo y me informan que la moto desapareció, que la Vial se la llevó, aunque no me dicen cómo, pero que desconocieron lo que el fiscal ordenó. Se la llevaron con destino incierto. Nadie me dio respuesta hasta hoy. Yo ya denuncié el caso como sustracción hace tres días y estoy desesperado. Lo peor es que me llevaron al hospital de La Merced y el médico me tiró un papel y me dijo sin mirarme siquiera "firma no te golpearon'", aseguró.

"Cuando vuelvo porque me pegan en el móvil me entregan una multa por alcoholemia, que quedó teñida de sangre. Yo quiero que se haga justicia. No hubo alcoholemia, no hubo resistencia, hubo golpes que no quiso certificar un médico del hospital de La Merced y se llevaron mi motocicleta, cuya documentación está al día y hasta ahora se encuentra desaparecida. No me queda otra que denunciar públicamente, soy un trabajador que necesita su vehículo. Además, se me informa al quedar en libertad que el fiscal no solicitó el secuestro del vehículo, sus llaves ni su documentación. No entiendo quién ordena a quién", señaló.

El joven güemense dijo que tras la paliza, teme hoy por su seguridad.

"Qué más puedo hacer, solicitar el auxilio de la Justicia", reflexionó.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...