Advierten que es difícil acceder  a servicios de salud sexual

Ayer por la mañana, en el marco de una jornada de lucha contra la violencia de género, integrantes de organizaciones feministas hicieron notar la falta de acceso al derecho a la salud sexual en Salta. Advirtieron que este problema, que tiene raíces históricas, se acentuó durante el aislamiento social preventivo y obligatorio a causa de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Por quinto año consecutivo, este 3 de junio se reeditó una movilización histórica de las mujeres para reclamar el cese de la violencia machista y la igualdad de derechos.

Gabriela Jorge, referente del Partido Obrero, advirtió que el acceso a la salud sigue siendo deficitario para miles de mujeres y que, en el contexto actual, la situación se agrava porque los centros sanitarios brindan atención mínima y muchos hospitales no dan respuesta a las necesidades de salud sexual.

La joven mencionó que muchas personas no consiguen métodos anticonceptivos, testeos de emergencia, controles básicos de embarazo ni acceden al aborto no punible.

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), la incapacidad de obtener anticonceptivos durante la pandemia puede llevar en seis meses a siete millones de embarazos no deseados en el mundo.

"Esta es una realidad muy brutal", observó Jorge y advirtió que el problema no es solo la anticoncepción sino también el acceso a la interrupción legal del embarazo (ILE).

Denunció que "en Salta sigue sin garantizarse el acceso al aborto no punible en casos de violencia o riesgo de salud de las mujeres" y recordó que la Provincia no adhirió aún al último protocolo nacional.

"Salvo en algunos lugares puntuales, no se accede a los anticonceptivos, al test de emergencia ni al aborto no punible", planteó y mencionó la demanda histórica del movimiento por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito.

"Mirada de derechos"

La directora del Observatorio de Violencia contra las Mujeres (OVcM), Ana Pérez Declercq, comentó que desde el organismo acompañaron a personas que buscaban acceder a la ILE y que no recibieron atención en el hospital Señor del Milagro ni en el Papa Francisco.

La funcionaria consideró que "no hay un buen sistema de derivación" en estos centros sanitarios. Opinó que debería haber un cartel en la puerta o un buen recibimiento para derivar a las personas interesadas en salud sexual a lugares donde les darán soluciones efectivas.

"Se utiliza la COVID-19 como excusa para no brindar métodos, no acompañar un embarazo o no realizar la ILE", opinó la experta, cuya tesis doctoral consistió en un estudio etnográfico sobre el proceso asistencial de las prácticas anticonceptivas en Salta.

"Hay mucha dificultad para acompañar en los métodos anticonceptivos a las personas porque no se les explica... Existe un desprecio hacia ellas. Se las responsabiliza de manera permanente por los hechos que realizan", comentó.

La directora del OVcM observó que la desatención en estos temas se debe a que "no hay una mirada de derechos". "Habría que reforzar esa formación en los y las ginecólogas: la perspectiva de género y de abordaje a poblaciones vulnerables", expresó.

Pérez Declercq destacó el funcionamiento de la línea nacional de salud sexual, que en el 0800-222-3444 responde dudas sobre sexo y anticoncepción, abusos y violencia, entre otros, y articula con el sistema de la Provincia.

Observó que esta es la forma más efectiva de garantizar el acceso a derechos: "Nos parece excelente esto, pero sería bueno que tengamos más autonomía para actuar".

Otros reclamos

En la marcha de ayer se reclamó por otros problemas que atraviesan las mujeres, como el acceso deficitario a infraestructura, vivienda y servicios básicos.

Desde las organizaciones plantearon el aumento de la precarización laboral y la sobrecarga de trabajo con las tareas de cuidado durante la pandemia.

Destacaron la labor de las agentes de salud, de las que exigen acceso a vivienda digna y de las que están al frente de ollas populares. "Es una hipocresía que desde el Estado defiendan la cuarentena, porque no garantizan la vivienda ni el alimento", consideró Jorge.

Piden más atención 

“A la par de la miseria y el aislamiento social, ha crecido la situación de violencia contra mujeres y niñas”, expresó Gabriela Jorge y cuestionó “el desprecio del Estado por las vidas de las mujeres”. La referente del Partido Obrero mencionó que las organizaciones intervienen para separar a los agresores y ayudar a las víctimas cuando el Estado no lo hace. Pidió que se abran los hoteles que no están trabajando como refugio para las víctimas de violencia de género y sus familias.    
.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...