Las obras de arte del templo de Alberdi y San Juan


Por varias décadas, las paredes de la iglesia de La Viña se mantuvo en colores grises, y si bien las obras actuales en sus paredes son relativamente nuevas, el sector curvo del altar es la excepción. La pintura de esta área del interior de la iglesia fueron obras de Aristene Papi, artista plástico italiano, radicado en Salta, en 1937.
El retablo mayor, que se encuentra al final del altar, tiene una serie de escalinatas, y un cuerpo curvo. En el segundo cuerpo se puede ver una especie de templete, con un marco de medio punto, enmarcado con pilastras, que rematan con una cúpula semiesférica.
“Por lo general, en este espacio se ubica la Virgen de la Candelaria que llega desde la ermita de Nazareno, o la denominada “Sentadita”, que es una imagen que se hace para sacar en procesión. Esta obra se atribuye a Tomás Cabrera”, contó Soledad Gómez.

 

 


La imagen de la Virgen de la Candelaria, original, mide 1,35 m. Al parecer se construyó en base a dos imágenes algo que era común en la época- porque no coincide el tronco con la parte de abajo de la imagen”, describe la arquitecta que agregó que estas imágenes se conocen como de “candelero”. Se trata de un torso con articulaciones, que ahora están fijas. La parte de abajo tiene parte talladas y estaba hecha con el objetivo de que se luzcan los pliegues.
En la actualidad, esta imagen tiene una túnica, una peluca de pelo natural, una corona de plata repujada y cincelada y sostiene un cirio que por eso es la Candelaria y un niño Jesús de talla completa.
Tiene aún las marcas de la flechas que dicen se originaron cuando los indígenas atacaron la finca de La Viña.
La Sentadita mide 1,04 m y tiene en una mano un candelero de madera y un sirio. Y en otro brazo sostiene al niño Jesús. Tiene una corona de bronce, que es de principio del siglo XX. Está vestida con tela encolada y la policromía es moderna. Es originaria de Salta, del siglo XIX.
Entre las obras de artes se destacan el cuadro del Cristo de la Viña, de 1,79 por 1,31 m y se cree que su origen es el Cuzco de mediados del siglo XVIII.
El Señor de los Temblores, que es una advocación de origen cuzqueña, es de óleo sobre tela del siglo XVIII.
La Virgen del Rosario, es una obra de Tomás Cabrera, donde se ve a María de pie coronada con una vestido rojo y azul y el niño Jesús en los brazos.
La imagen de Justo Juez que es de Cristo y tiene las manos atadas y la boca semi abierta, para expresar el dolor de Cristo.
Esto es solo una muestra de las obras que se puede apreciar en los naves de La Viña, y que si bien por el momento y con el fin de preservar las medidas de prevención contra el COVID-19, se mantiene cerrada, se pueden recorrer en los sitios virtuales la iglesia. Y en cuanto los templos estén autorizados a abrir, puede ser el momento para ver el riquísimo interior de este templo.    
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...