El augurio de Bill Gates sobre lo que vamos a vivir en 2022 con el coronavirus

Bill Gates, fundador de Microsoft y una de las voces más escuchadas de la crisis del coronavirus por su capacidad para anticipar lo que iba a suceder, ha afirmado que “la fase aguda de la pandemia” llegará “en algún momento de 2022″.

En un largo escrito publicado en su blog, el magnate admite que el año pasado por estas mismas fechas pensaba que el año 2021 iba a ser mejor en lo que respecta a la evolución del coronavirus.

Ahora señala que es cierto que miles de millones de personas ya han sido vacunadas y que “el mundo está un poco más cerca de la normalidad”, pero lamenta que en el planeta murieron más personas por coronavirus en 2021 que en 2020.

En este sentido, Gates reconoce que no estamos todavía tan cerca del final de la pandemia como él esperaba debido a la variante Delta y a los desafíos para llevar la vacuna a todo el mundo: “No preveía que aparecería una variante tan transmisible y subestimé lo difícil que sería convencer a las personas para que se vacunen y sigan utilizando las mascarillas”.

Pese a todo ello, anticipa que el final sí está ahora cerca: “Puede ser una tontería hacer otra predicción, pero creo que la fase aguda de la pandemia llegará a su fin en algún momento de 2022”.

Gates admite que la variante ómicron puede ser preocupante, pero celebra que el mundo está mejor preparado para abordar variantes potencialmente más agresivas que en cualquier otro momento de la pandemia hasta ahora. Por ejemplo, garantiza que estamos “en una posición mucho mejor para crear vacunas actualizadas si es necesario”.

“Es preocupante cada vez que surge una nueva variante, pero todavía tengo la esperanza de que, en algún momento del próximo año, el Covid-19 se convierta en una enfermedad endémica en la mayoría del mundo. Aunque actualmente es unas 10 veces más letal que la gripe, las vacunas y los antivirales podrían reducir ese número a la mitad o más”, asegura.

El magante predice que seguiremos viendo brotes comunitarios de forma ocasional, pero explica que habrá medicamentos disponibles con los que tratar la mayoría de los casos: “Su nivel de riesgo individual será lo suficientemente bajo como para que no tenga que tenerlo tan en cuenta en su toma de decisiones”. 

En cuanto a las enseñanzas que deja la pandemia, Gates cree que las vacunas de ARN mensajero “se considerarán el avance más importante” porque se ha probado que el ARNm “funciona como una plataforma de vacuna” lo que ha provocado un gran cambio en las reglas de juego que será capital también para la siguiente pandemia: “Ahora que el ARNm está bien establecido, podremos desarrollar vacunas seguras y efectivas muy rápido en el futuro”.

Por otra parte, Gate señaló: "El área que considero más decepcionante es la desigualdad en la asignación de vacunas. Es algo sobre lo que he escrito extensamente y sobre lo que voy a seguir hablando cada vez que pueda, porque no tenía que ser así. El mundo ha hecho un trabajo extraordinario fabricando y distribuyendo miles de millones de dosis de vacunas, pero el hecho de que tan pocas personas de alto riesgo en los países de bajos ingresos las hayan recibido es inaceptable. No tiene sentido que tantas personas de bajo riesgo se hayan vacunado antes de llegar a todas las personas mayores o con una enfermedad subyacente. De cara al futuro, tenemos que cambiar la forma en que el mundo asigna las dosis y encontrar la manera de aumentar la fabricación aún más rápido, incluso mediante la ampliación de la capacidad mundial de fabricación de vacunas y ayudando a más países a desarrollar, fabricar y aprobar las vacunas por sí mismos".

Un año de "gran tristeza personal"

El 2021 ha sido un año de "gran tristeza personal" para Bill Gates debido a su divorcio con su exesposa Melinda, según reconoció el propio cofundador de Microsoft en su resumen del año publicado este martes en su blog.

La pareja anunció su divorcio en mayo pasado tras 27 años de matrimonio. "Melinda y yo seguimos dirigiendo juntos nuestra fundación y hemos encontrado un nuevo y buen ritmo de trabajo, pero no puedo negar que ha sido un año de gran tristeza personal para mí. Adaptarse al cambio nunca es fácil, no importa lo que sea", confiesa el filántropo.

La cuarta persona más rica del mundo, con un patrimonio de casi 139.000 millones de dólares, según estimaciones de Forbes, describe al 2021 como "el año más inusual y difícil" de su vida y cuenta, que debido a la pandemia del covid-19, pasó más tiempo en Internet, jugando 'online' a los naipes con sus amigos o chateando con ellos después del trabajo.

Un "nido vacío"

"Pasé periodos de tiempo sin ninguna interacción social cara a cara", comenta Gates, señalando que la situación mejoró ligeramente tras recibir la vacuna anticovid. "Ha sido una experiencia extraña y desorientadora. Mi mundo personal nunca fue tan pequeño como en los últimos doce meses", continúa.

Para el cofundador de Microsoft, una de las cosas más destacadas del 2021 fue la reciente boda de su hija mayor. No obstante, Bill Gates describe su casa como un "nido vacío", debido a que sus otros dos hijos también se han marchado para estudiar en la universidad. "La casa es más tranquila sin un grupo de adolescentes merodeando todo el tiempo. Los echo de menos, pese a que sin ellos es más fácil concentrarse en leer un libro o trabajar", reconoce el magnate.

 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...