Por poca demanda, el Gobierno decidió bajar la edad de la vacunación espontánea a 45 años

Durante la semana el Gobierno provincial había anunciado que se iba a vacunar de manera espontánea a mayores de 50 años que se presentaran con su DNI en hospitales y centros de salud de toda la provincia durante el fin de semana.

A la mañana había poca gente en los vacunatorios de la ciudad. En las veredas casi no había interesados, es por eso que en muchos optaron por empezar a vacunar también a mayores de 18 años que tuvieran certificado médico.

Pese a eso, la demanda todavía era escasa. Por ese motivo, desde el Ejecutivo provincial decidieron bajar la edad. Antes del mediodía un comunicado del Gobierno anunciaba que se intensificaba la campaña de vacunación y se decidió que en forma inmediata comenzara la vacunación a todos los mayores de 45 años de edad para la primera dosis y a demanda, es decir, sin turno.

"El Gobierno de la Provincia informa que sábado y domingo de 8 a 16 se realizará en Salta un operativo de intensificación de vacunación contra la COVID-

19, en hospitales de capital y del interior. En todos los casos la inoculación de la primera dosis está dirigida a los mayores de 45 años, que deberán presentarse con DNI", expresa el comunicado que se publicó.

Fuentes de la Provincia declararon a El Tribuno que durante un relevamiento realizado por distintas zonas autoridades sanitarias pudieron observar que había mucha demanda en los centros de salud de personas que no cumplían con los requisitos. Es por eso que a media mañana decidieron bajar la edad de vacunación espontánea a 45 años.

"Esta mañana el gobernador (Gustavo Sáenz) fue a visitar los centros de salud con distintos funcionarios y vieron que la concurrencia de la gente era muy poca. Es una lástima porque se desplegó semejante operativo de vacunación afectando a los agentes sanitarios sábado y domingo, y como hay vacunas se decidió bajar la edad e intensificar el operativo de vacunación. En la marcha se decidió bajar a 45 años", expresó una fuente del Comité Operativo de Emergencia.

En un recorrido realizado por El Tribuno a primeras horas de la mañana se pudo confirmar que los centros vacunatorios designados por la provincia no colapsaron como la semana anterior. Había poca gente.

En los centros de Salud que visitó este medio se vacunaba sin turno a todas las personas mayores de 50 años o mayores de 18 años pero con certificado médico.

Un enfermero iba anotando en una planilla a las personas que se acercaban. Pedía documentos de identidad o la prescripción médica. En el Centro Argentino hacían pasar grupos de diez personas para ser vacunadas. En otros lugares se debía esperar afuera.

Hoy también se vacunará en forma espontánea. Los interesados tienen que concurrir al centro de salud más cercado a su domicilio solo con DNI, sin turno previo.

Además, hay que recordar que la ciudad se encuentra en confinamiento, por lo cual la circulación estará permitida solo con documento.

Confinamiento

Tal como lo establecen el DNU de la Nación y las disposiciones del COE provincial, Salta transita un fin de semana de confinamiento, como medida preventiva para evitar los contagios de COVID-19. A diferencia de la semana pasada no hay vallados en las peatonales. Sin embargo, permanecieron prácticamente vacías durante las primeras horas de la mañana.

En cambio sí pudieron observarse controles vehiculares en las principales rutas que conducen hacia las localidades del Valle de Lerma. También se colocaron vallados en las avenidas Paraguay y Tavella, en el sentido sur-norte, que dan acceso al centro capitalino. Lo mismo sucede en la avenida del Bicentenario de la Batalla de Salta.

En varios negocios decidieron no abrir sus puertas y colocaron carteles en las vidrieras anunciando que permanecerían cerrados durante el sábado.

Los locales que sí abrieron lo hicieron de dos maneras. Algunos decidieron realizar la atención al público dentro de sus locales, mientras que los restantes lo hicieron únicamente mediante venta online. Una mesa o una cadena en la puerta separaba a los clientes de los empleados que tenían la tarea de entregar la mercadería previamente vendida.

Zapatillerías, relojerías, marroquinerías, casas de venta de electrodomésticos, además de los negocios esenciales, decidieron abrir sus puertas.

A las nueve de la mañana se podía observar poco movimiento en el centro y macrocentro. La peatonal Alberdi permanecía vacía y sin vallados, con escaso movimiento de personas y no había mayores controles. Con el paso de las horas las peatonales se fueron llenado de gente. El movimiento se fue incrementando en las arterias del microcentro, mostrando una realidad distinta a la del confinamiento que se vivió durante la Semana de Mayo.

En el macrocentro de la ciudad el movimiento fue casi normal. A partir de las nueve de la mañana comenzaron a abrir los locales comerciales. La situación fue distinta en los barrios de la capital, donde se pudo observar una mayoría de los comercios abiertos y con movimiento casi normal.

La circulación vehicular fue prácticamente normal. La único diferencia que había es que a los colectivos solo podían acceder los que tenían permisos de circulación por ser trabajadores esenciales.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...