Daniel Londero: “Con las terapias génica y celular, ya entramos al mundo de la llamada medicina regenerativa”

Daniel Londero es bioquímico, farmacéutico y cuenta con un máster en Administración de Empresas. “Soy un producto federal, con mucho orgullo”, dice de sí mismo porque nació en Entre Ríos, se graduó en la Universidad Católica de Córdoba, provincia donde trabajó para luego migrar a Buenos Aires. Actualmente trabaja y reside en Chile. Daniel inició su carrera en Bayer en 2007 tras la integración de la empresa Schering SA, donde trabajaba desde 2001. Con extensa experiencia internacional, trabajó en México, Estados Unidos y Alemania, desde donde dirigió operaciones de MKT para las Regiones EMEA (Rusia, Turquía, Medio Oriente, Magreb) y América latina. El Tribuno fue invitado a participar de la Conferencia Regional de Bayer Farma y del workshop “Por dentro de la Industria Farmacéutica” que se realizó en Buenos Aires recientemente, y conversó en exclusiva con Londero, actual presidente de la división farmacéutica de Bayer para el ConoSur, sobre el desarrollo de medicamentos y terapias en el mundo, y el acceso a los tratamientos en América Latina.

¿Qué puede prometer el desarrollo de medicamentos y terapias a los pacientes en un futuro cercano? 
En la prepandemia para un fármaco hablábamos de años de investigación más desarrollo. Ahora, en menos de un año tuvimos casi 200 vacunas en investigación y tenemos siete que se usan de manera eficiente y eficaz. Bayer tiene pensado enfocarse en áreas de importancia de la región como la cardiología, donde es líder en anticoagulantes, y su apuesta es a soluciones innovadora para diabetes, insuficiencia cardíaca, cáncer de próstata, hígado, colorrectal, y más de 20 tipos de tumores. Otra área donde la compañía tiene amplia experiencia, de más de 60 años, es la salud de la mujer, no en vano fue la empresa que desarrolló la primera píldora contraceptiva y ha trabajado en soluciones modernas como los dispositivos intrauterinos hormonales de larga duración. Ahora encaramos tratamientos muy distintos a lo que se piensa cuando se va a una farmacia, y se abre la oportunidad de abordar la causa de enfermedades que se creen incurables, o dejar los tratamientos que se limitan a los síntomas. Bayer tiene siete proyectos en distintas etapas clínicas en enfermedades como Pompe, Parkinson, hemofilia, o insuficiencia cardíaca, y siete más en etapa preclínica.

¿Esas son las terapias génica y celular, que se avizoran como la clave del futuro de la medicina?
Efectivamente, con estas terapias nos fijamos liderar la revolución de las medicinas disruptivas capaces de curar enfermedades que hasta ahora no son curables, hablamos de terapias que parecerían imposibles: usar las mismas células de las personas para regenerar tejidos, tijeras moleculares que corrigen defectos en el genoma con la precisión con la que se corrige un error tipográfico, curar el cáncer, revertir enfermedades autoinmunes; o la terapia génica, con la que a un paciente con material genético dañado se le puede entregar uno corregido usando un virus como vehículo. Con esto entramos al mundo de las terapias regenerativas de las células. Se está apostando muy alto a esta tecnología y en total hay 14 proyectos en desarrollo para tratar enfermedades. 


Cáncer es, definitivamente, una de las palabras más infames. Sin embargo, sabemos que se avanza en la medicina de precisión para atacar ciertos tumores...
Sí, de hecho, la medicina de precisión aplicada a la oncología está logrando avances enormes. Trabaja sobre las anomalías genéticas de los tumores y puede usarse tanto en adultos como en niños. Es un tratamiento revolucionario para tratar la enfermedad que se enfoca en la perspectiva molecular. Afortunadamente, cada día la ciencia avanza un poco más en la lucha contra el cáncer y así se logra mejorar la calidad y esperanza de vida de los pacientes. 
Pero para comprender en qué consiste la medicina de precisión, primero hay que entender qué es el cáncer: un grupo de enfermedades diferentes que tienen en común alguna alteración celular. Algunas células del organismo empiezan a multiplicarse de una manera descontrolada. Eso se puede producir por la transmisión de una condición hereditaria, desórdenes genéticos, pero también por factores y hábitos a los que los pacientes pueden verse enfrentados durante su vida, como por ejemplo, el tabaco. Estas células pueden invadir algún tejido, hacerlo disfuncional, y pueden transmitirse a otras partes del organismo y producir lo que se conoce como metástasis. Claro que la enfermedad es compleja y no tiene un tratamiento único para todos los pacientes. Uno de los avances más importantes tiene que ver con las terapias personalizadas, que permiten tratar a un grupo de pacientes que comparten una anomalía genética particular. No importa el tejido en el que se origina el tumor ni tampoco la edad del paciente.

¿La medicina de precisión permite un nuevo abordaje del cáncer?
Efectivamente, la medicina de precisión desarrolla terapias agnósticas que nos van a permitir independizarnos y trabajar específicamente en ese grupo de pacientes que comparten una alteración genética en común, sean pacientes adultos o pediátricos. Se trata de terapias personalizadas, en función de las características genómicas y moleculares del tumor en cada caso particular. Su ventaja es que al ser altamente específicas pueden tener una eficacia mayor, una respuesta más rápida y duradera, con efectos adversos probablemente menores a los que tienen los pacientes con las terapias oncológicas convencionales. Los pasos hacia un nuevo abordaje para tratar el cáncer son firmes y permiten que se desarrollen nuevos medicamentos, menos agresivos y más eficaces, que ofrecen alternativas revolucionarias y una mejor calidad de vida. Con el foco en la innovación, estamos muy orgullosos de poder trabajar en estas soluciones para los pacientes.

El sueño, o la ambición, es lograr objetivos que para cualquier persona parecen inalcanzables como curar el cáncer, proveer órganos para trasplantes, revertir enfermedades autoinmunes odegenerativas. 

¿Cree que los tiempos de investigación, que se acortaron a raíz de la pandemia, se van a trasladar al proceso de desarrollo de medicamentos? 

Definitivamente sí. Creo que en todos los aspectos aprendimos que con mucho foco podemos acelerar los tiempos. Hemos aprendido, no a saltar pasos, pero sí a hacerlos de otra manera. De hecho, eso no solo lo vimos en la investigación sino nosotros mismos en los procesos, para asegurar que del sitio de producción a los pacientes, los productos lleguen en el mismo tiempo de antes en condiciones totalmente diferentes. No sé cuánto se va a acelerar pero todo lo que sea tecnología digital hemos avanzado en el último año todo lo que no avanzamos en la última década. 

¿Cuál es el sueño de Bayer, si es que una industria farmacéutica pudiera soñar? 
El sueño, o la ambición, es lograr objetivos que para cualquier persona podrían ser inalcanzables como curar el cáncer, proveer órganos para trasplantes, revertir enfermedades autoinmunes o degenerativas. Sin embargo, a corto plazo tenemos que trabajar para asegurar que los pacientes de la región ConoSur reciban los productos innovadores y lanzamientos. En el mediano plazo, necesitamos asegurar todos los recursos para que nuestros equipos puedan seguir introduciendo innovación en el Cono Sur. Tenemos decenas de lanzamientos para los próximos tres años. 
 

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Sociedad

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...