¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
23 de Febrero,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Pensando en Silvina Luna

Miércoles, 20 de septiembre de 2023 00:43

"Iatrogenia" es el daño innecesario que un médico en su condición de tal puede provocar en un paciente con consecuencias físicas, psíquicas y sociales. El cuerpo humano es absolutamente vulnerable a las enfermedades, los traumatismos, todas las acciones terapéuticas que se realicen sobre él, no solo las quirúrgicas sino también a la mayoría de los medicamentos que se usan habitualmente. La mayor cantidad de hospitalizaciones y muerte de adultos mayores se debe a la acción adversa de medicamentos. El ejercicio de la medicina exige conocimientos completos, claros, precisos, actualizados, una conducta precisa con práctica experimentada. No prever accidentes y malos resultados en la práctica médica implica impericia y negligencia. No informar acabadamente al paciente de las características de su enfermedad, de las alternativas del tratamiento y de las eventuales complicaciones es una falta de respeto y subestimación del paciente. Las afecciones iatrogénicas pueden ser culposas, por defectos de información, previstas y dolosas, lo que constituye un delito en que la condición de médico es un agravante.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

"Iatrogenia" es el daño innecesario que un médico en su condición de tal puede provocar en un paciente con consecuencias físicas, psíquicas y sociales. El cuerpo humano es absolutamente vulnerable a las enfermedades, los traumatismos, todas las acciones terapéuticas que se realicen sobre él, no solo las quirúrgicas sino también a la mayoría de los medicamentos que se usan habitualmente. La mayor cantidad de hospitalizaciones y muerte de adultos mayores se debe a la acción adversa de medicamentos. El ejercicio de la medicina exige conocimientos completos, claros, precisos, actualizados, una conducta precisa con práctica experimentada. No prever accidentes y malos resultados en la práctica médica implica impericia y negligencia. No informar acabadamente al paciente de las características de su enfermedad, de las alternativas del tratamiento y de las eventuales complicaciones es una falta de respeto y subestimación del paciente. Las afecciones iatrogénicas pueden ser culposas, por defectos de información, previstas y dolosas, lo que constituye un delito en que la condición de médico es un agravante.

La lesión iatrogénica culposa es aquella en la que el daño previsible no ha sido previsto. La impericia es muchas veces el resultado de la incompleta formación y de la falta de supervisión de los actos médicos. La forma más común de negligencia es postergar para mañana lo que debe hacerse hoy. La imprudencia es no valorar los riesgos de cualquier acción terapéutica y no tomar los recaudos necesarios. Hay casos de incompetencia por procedimientos médicos efectuados por profesionales a los que no les incumbe realizarlos. Hay actos de incapacidad por falta de experiencia y destrezas. La práctica de la medicina exige por lo menos: que el procedimiento que se aplica sea beneficioso para el paciente, que medie el consentimiento del enfermo, que la responsabilidad de las decisiones recaiga en un médico calificado.

 

PUBLICIDAD