¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

16°
21 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Por la baja demanda y la suba de insumos, masajistas aseguran que están al borde de la quiebra

Es por la suba en los costos de insumos, los bajos precios por la prestación de sus servicios y la caída brusca en la demanda. “Una sesión de masajes está a 5 mil pesos y la gente está reacia a gastar en eso, para priorizar uno o dos kilos de arroz”, dijo Cecilia Novillo presidenta de la Asociación Salteña de Masajistas.
Sabado, 02 de marzo de 2024 11:26
Cecilia Novillo, Presidenta de la Asociación Salteña de Masajistas

Desde la Asociación Salteña de Masajistas, aseguran que están atravesando una dura situación por una caída brusca en la demanda de sus servicios. Además, los costos de los insumos triplicaron sus precios y los valores por sesiones quedaron por el piso. Piden apoyo a las autoridades, para evitar que más de 50 mil trabajadores del sector, queden sin su fuente laboral.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Desde la Asociación Salteña de Masajistas, aseguran que están atravesando una dura situación por una caída brusca en la demanda de sus servicios. Además, los costos de los insumos triplicaron sus precios y los valores por sesiones quedaron por el piso. Piden apoyo a las autoridades, para evitar que más de 50 mil trabajadores del sector, queden sin su fuente laboral.

En diálogo con El Tribuno, Cecilia Novillo presidenta de Asalma, contó: “La situación es terrible para muchas familias que vivimos del rubro de los masajes. Por ejemplo tan sólo en nuestra institución, tenemos una guardia con 10 personas que prestan sus servicios. Se trata de profesionales tercerizados y monotributistas. Entre ellos, tres instructores, un secretaria y así trabajamos para poder ahorrar y menguar esta situación. Somos muchas familias que estamos atravesando esta difícil realidad”. 

Luego, resaltó: “Si bien consideramos que es una necesidad básica que tiene que ver con la salud, pero hoy la gente tiene que comer y no puede venir hacerse masajes”. Y detalló: “Una persona que toma un curso y quiere independizarse, hoy necesita medio millón para poder abrir un gabinete. Cuando antes se necesitaban 50 mil a 60 mil pesos. Todo se fue a las nubes, es por eso que tenemos que plantearnos reducir nuestras estructuras y espacios de atención”.

Asimismo, dijo: “La gente viene para mejorar su calidad de vida y para prevenir picos de estrés. Hay muchas personas que vienen después de hacer su fisioterapias para descontracturarse. Nosotros trabajamos con una nefróloga importante de Salta, que nos manda a los pacientes que necesitan masajes, porque sabe que es importante”.

Masajistas, atendiendo a peregrinos

La demanda bajo bruscamente

En referencia a la cantidad de personas que actualmente acuden a sus servicios, Cecilia Novillo, afirmó: “Pasamos de atender entre 15 a 20 personas, a tan sólo recibir uno o dos, disminuyó terriblemente la demanda. Somos muchos los que vivimos de esto, que van a quedar afuera”.

Y añadió: “Por ejemplo en mi gabinete si busco reducir mis espacios, que es lo que estoy pensando, van a quedar afuera muchos trabajadores. Pero la economía no me da otra opción”.

Además, la representante de la Asociación de Masajistas de Salta, agregó: “Tenemos cursos, capacitaciones, para darles una posibilidad a los chicos que se reciben, que tengan una salida laboral. También trabajamos con hoteles, pero no es suficiente. Lamentablemente, en la cantidad es donde uno ve la diferencia”.

Masajistas luego de atender a "Las Leonas"

Los precios por sesiones de masajes y costos de insumos

En cuanto a los valores que están manejando por masajes, comentó: “Estamos trabajando con ingresos de 5 mil a 8 mil pesos. Una sesión de masajes de 30 minutos la tenemos a 5 mil, los 40 minutos 7 mil, y los 50 minutos 8 mil. Se trata de sesiones en cuerpo completo, con elementos, reiki, es un buen servicio. Sin embargo, la gente está reacia a gastar en unos masajes, para priorizar uno o dos kilos de arroz”.

Respecto a los insumos, desde el sector señalan grandes subas. “Una camilla para hacer masajes paso de costar 40 mil pesos a 150 mil pesos y es una básica. En Salta se dificulta conseguirla, hay que pedirla de afuera, es difícil acceder a estos elementos de trabajo. Los aceites especiales que necesitamos, el litro nos esta costando entre 15 mil a 30 mil pesos. Es una locura”, aseguró Novillo.

 

Una institución que se sostiene a pulmón

Luego, dijo: “Nosotros nos sostenemos a pulmón, somos una asociación que nunca tuvimos el apoyo de los gobiernos. Me cansé de tocar puertas y pedir una regulación para nuestra profesión. Creo que nos les importamos, se encargan de ver por ellos y nada más. Si nosotros nos fundimos no les importa. Al gobernador le pedí muchas veces que me reciba pero nunca lo hicieron. Nadie se sinceró y se apiado de los masajitas. Somos más de 50 mil familias las que vamos a quedar en la calle”.

Masajistas que trabajan en la Asociación Salteña (ASALMA)

Pedido de apoyo a las autoridades

Finalmente, Cecilia Novillo, reconoció: “Nuestro rubro no es una necesidad básica. Si es preventivo, y todo el mundo debería hacerse masajes para el estrés que hoy estamos viviendo, pero prefieren comprar comida”.

Y pidió: “Pedimos a las autoridades que ayuden a estás instituciones que venimos peleándola por años, necesitamos una mano para no fundirnos. Venimos empoderando el oficio en la provincia, en Salta está la primer campeona de masajes a nivel nacional, de aquí salió la institución que levantó esa bandera, pero aún así no nos escuchan”.

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD