¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

11°
23 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

La democracia muere en la oscuridad

Martes, 16 de octubre de 2018 02:23

Por Jamal Khashoggi, periodista y autor saudí (*)

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Por Jamal Khashoggi, periodista y autor saudí (*)

Cuando hablo del miedo, la intimidación, los arrestos y la vergenza pública de intelectuales y líderes religiosos que se atreven a decir lo que piensan, y luego les digo que soy de Arabia Saudita, ¿están sorprendidos?

Con el ascenso al poder, el joven príncipe heredero Mohammed bin Salman prometió un abrazo a la reforma social y económica. Él habló de hacer que nuestro país sea más abierto y tolerante. Pero todo lo que veo ahora es la reciente ola de arrestos. La semana pasada, aproximadamente 30 personas fueron detenidas por las autoridades, antes de la ascensión del trono al príncipe heredero. Algunos de los arrestados son buenos amigos míos, y el esfuerzo representa la vergenza pública de intelectuales y líderes religiosos que se atreven a expresar opiniones contrarias a las de los líderes de mi país. La escena fue bastante dramática cuando hombres de seguridad enmascarados irrumpieron en las casas con cámaras, filmaron todo y confiscaron documentos, libros y computadoras. Los arrestados están acusados de ser receptores de dinero qatarí y parte de una gran conspiración respaldada por Qatar. Varios otros, incluido yo mismo, estamos en el autoexilio y podrían ser arrestados al regresar a casa.

Me angustia hablar con otros amigos sauditas en Estambul y Londres que también están en el autoexilio. Somos al menos siete de nosotros: ¿vamos a ser el núcleo de una diáspora saudí? Pasamos horas interminables en el teléfono tratando de comprender esta ola de arrestos que incluyó a mi amigo, empresario y pensada personalidad de Twitter, Essam Al-Zamil. Fue el martes pasado que regresó a casa desde los Estados Unidos, después de haber formado parte de una delegación oficial saudí. Eso es lo increíblemente rápido que puede caer en desgracia con Arabia Saudita.

En 2003 y nuevamente en 2010, fui despedido de mi trabajo como editor en jefe de un periódico "progresista", Al-Watan. Durante los años intermedios me desempeñé como asesor de medios del Príncipe Turki al-Faisal, el embajador saudí en Gran Bretaña y luego en los EEUU. Esa es verdaderamente la paradoja saudí. Arabia Saudita está tratando de moderar los puntos de vista extremos tanto de los reformistas liberales como de los clérigos conservadores. Y los arrestos abarcan todo ese espectro.

¿Por qué este clima de miedo e intimidación prevalecería cuando un líder joven y carismático promete reformas tan esperadas para estimular el crecimiento económico y diversificar nuestra economía?

En los últimos meses, Arabia Saudita ha instituido varias políticas nuevas y extremas, desde la oposición total de los islamistas a animar a los ciudadanos a nombrar a otros a una lista negra del gobierno. Los arrestados estaban en esa lista. Columnistas cercanos al liderazgo saudí exigieron repetidamente que los islamistas fueran "erradicados". No es ningún secreto que el príncipe heredero desprecia a la Hermandad Musulmana, pero en realidad es una extraña contradicción identificar a una persona como activista de la Hermandad Musulmana. Siempre me pareció irónico cuando un funcionario saudí golpea a los islamistas, dado que Arabia Saudita es la madre de todo el islam político, e incluso se describe a sí mismo como un estado islámico en su "Ley Superior". (Evitamos el término "constitución' debido a su interpretación secular y a menudo dice que el Corán es nuestra constitución). Mis amigos y yo viviendo en el extranjero nos sentimos impotentes. Queremos que nuestro país prospere y que la visión de 2030 se realice. No nos oponemos a nuestro gobierno y nos preocupamos profundamente por Arabia Saudita. Es el único hogar que conocemos o queremos. Sin embargo, somos el enemigo. Bajo la presión de mi gobierno, el editor de uno de los diarios árabes más leídos, Al-Hayat, canceló mi columna. El gobierno me prohibió Twitter cuando advertí contra un abrazo demasiado entusiasta del entonces presidente electo Trump.

He hecho una elección diferente ahora. He dejado mi hogar, mi familia y mi trabajo, y estoy levantando la voz. Hacer lo contrario traicionaría a los que languidecen en la cárcel. Puedo hablar cuando tantos no pueden. Quiero que sepas que Arabia Saudita no siempre ha sido como es ahora. Los saudí es merecemos algo mejor.

(*) Columna publicada en setiembre de 2017 por el autor en The Washington Post. Es el periodista desaparecido y probablemente asesinado en Estambul.

PUBLICIDAD