¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

VIDEOS. El periodista que apostó a Youtube: "Me gustaría ser un embajador salteño por el mundo"

Impulsado por la vida de su "Nonno" Umberto, Mattia Panza emigró en busca de un mejor futuro. Hoy trabaja en un hotel, pero se encuentra con comprovincianos en diferentes países de Europa y lo cuenta en su canal de Youtube.
Sabado, 27 de agosto de 2022 18:42

Es salteño, fanático de Juventud Antoniana y periodista. Mattia Panza (27), vivió los primeros 18 años de su vida en La Linda y ocho años en la Ciudad de Buenos Aires, donde se recibió de periodista en la Universidad de San Andrés. Hace seis meses decidió patear el tablero y emigrar a Europa con la idea de ejercer su profesión, pero también "devolverle a Italia lo que le dio a mi Nonno Umberto", dijo a El Tribuno desde Campo Tures en la provincia de Bolzano. "Salteños por el mundo", es el proyecto que tiene en pie en su canal de Youtube y con el que busca fortalecerse. "Me gustaría ser un embajador salteño por el mundo". 

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Es salteño, fanático de Juventud Antoniana y periodista. Mattia Panza (27), vivió los primeros 18 años de su vida en La Linda y ocho años en la Ciudad de Buenos Aires, donde se recibió de periodista en la Universidad de San Andrés. Hace seis meses decidió patear el tablero y emigrar a Europa con la idea de ejercer su profesión, pero también "devolverle a Italia lo que le dio a mi Nonno Umberto", dijo a El Tribuno desde Campo Tures en la provincia de Bolzano. "Salteños por el mundo", es el proyecto que tiene en pie en su canal de Youtube y con el que busca fortalecerse. "Me gustaría ser un embajador salteño por el mundo". 

Del otro lado del teléfono, el tono de su voz cambió al nombrar a Umberto y, probablemente, se le llenaron de lágrimas los ojos. Es que su Nonno es el guía de su vida porque no solo es el "culpable" de la doble nacionalidad del periodista que le permitió emigrar, sino que además le dejó una herencia que va más allá de un bien material: la pasión por Juventud Antoniana. Mattia y su abuelo se vinculan directamente cuando se menciona al santo (con 97 años, el mayor de los Panza es el socio vitalicio más antiguo del club de Lerma y San Luis). 

"La idea de venirme principalmente a Europa, particularmente a Italia, era para conocer nuevas culturas, cosas que se ven o se leen. Por ser periodista tenía esa curiosidad y decidí venirme hace seis meses".

Para Mattia no fue fácil. "Tuve que ahorrar mucho y fue con mucho esfuerzo. Me fui de Argentina porque sentí que en Buenos Aires había cumplido un ciclo, así que primero estuve en España y ahora estoy en Italia, la tierra de mi Nonno Umberto".

El periodista dejó su país natal casi al mismo tiempo que su abuelo. Uno se fue en 1950 y otro en 2022. El abuelo con 25 años y su nieto (72 años después), a los 26.

"Él llegó a Buenos Aires y en Chaco lo esperaba un tío, quien le enseñó el oficio de hacer plumeros (el trabajo que lo acompañó el resto de su vida). Llegó huérfano al país con sus hermanos a cargo. Vine a Italia para devolverle lo que dejó mi Nonno. La historia, de alguna manera, se repite".

De hecho el primer trabajo que consiguió Mattia fue en Cirò Marina, Calabria "pero hay mucha irregularidad laboral. El sur es muy diferente.  Dicen que el sur y el norte de Italia son muy diferentes y lo viví en carne propia. Luego a mí me surgió la posibilidad de venir a trabajar de mozo a un hotel bien al norte, cerca de Austria, a un lugar que se llama Campo Tures, en la provincia de Bolzano", agregó.

La idea del periodista es instalarse definitivamente en la tierra de su abuelo. "Me quiero quedar porque los argentinos y los italianos somos muy parecidos, aunque en ese parentesco aparecen las cosas malas. No se paga tan bien como en otros países de Europa. Acá el periodismo está colegiado. Para ejercer hay que hacer un máster de periodismo que es muy caro, o trabajar dos años en medios aunque es muy difícil ingresar a estas empresas. Ahora estoy abierto a posibilidades".

Y mientras espera volver a trabajar como periodista en un medio, apuesta a su canal de Youtube con "Salteños por el mundo". 

 

"Tenía el proyecto en mente, hasta que visité a una amiga en Madrid y tras invertir en un mejor celular, conté cómo Jimena llevaba el día a día, su vida. Ella no tenía un pasaporte europeo pero se quedó a trabajar". Pese a que casi no tenía seguidores, unas 8 mil personas vieron el primer capítulo al momento de esta nota.

"Ya salieron seis videos. Todos de España, pero hay otros que van a salir pronto. Dos en Francia y uno en Italia. La idea es mostrar y compartir con salteños, todo lo que tiene que ver con nuestros orígenes y tradición".

"Comencé haciendo notas a gente que conocía, no todos eran amigos. En Francia, por ejemplo, le hice una nota a la hija de una colega de mi mamá. A medida que iba contando las historias por Instagram, la gente me escribía: 'Matti, hay un salteño en Barcelona, en París, etc. Se armó una red que me permitió llegar a mucha gente. Y muchas personas me invitaron a los países donde están radicados", sostuvo Panza.

Con el Antoniano

Solo uno de los seis capítulos no tiene entrevistas a salteños, pero hay una relación directa entre dos clubes. Se trata del antoniano y el Antoniano. Uno es el reconocido Centro Juventud Antoniana, una de las instituciones más populares del norte argentino y el otro es el Club Atlético Antoniano, un modesto equipo de Lebrija, cerca de Sevilla, que también fue fundado por franciscanos. Hasta allá fue Mattia.

 

"Es un capítulo especial, que sale de la línea que tiene el canal, pero era un caso interesante para contar. Es del Club Atlético Antoniano y fue muy emocionante. Me hice amigo de un chico, Pablo Caballero, a través de Juventud. Él es hijo del vicepresidente del Antoniano y me invitó a ir. Su familia y los hinchas del Antoniano me recibieron muy bien. Querían que me quede, fui a dos partidos y para mí fue una experiencia muy emocionante porque entiendo que hice algo por Juventud. Hoy la camiseta del Antoniano está en Salta y pronto va a ser exhibida en el club".

Ese fue el único capítulo sin acento de más de un salteño. Pronto visitará a comprovincianos en Alemania y Países Bajos. Pero también piensa ir a otros lugares, no solo dentro del Viejo Continente. "Me gustaría viajar a Estados Unidos, a México. A todos los lugares que pueda. Me gustaría ser un embajador salteño por el mundo".

El periodista dejó en claro que "hay cosas que no salieron porque me lo pidieron los entrevistados. Un caso particular fue haber conseguido hoja de coca en Barcelona que allá no es legal".

Y contó que si hay algo que le llamó la atención fue el acento que mantienen muchos salteños. "Una mujer que está hace 20 años cerca de Cádiz, al decirme 'hola', me di cuenta que era de Salta. Y todos extrañan a sus familias, es el punto en común que tienen".

Finalmente invitó a la gente "a suscribirse al canal de Youtube y si tienen algún conocido en Italia o en algún lugar de Europa que me lo hagan saber. De a poco vamos a demostrar que somos buena gente y que estamos en todo el mundo".

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD