¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

19 de Mayo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Los restos de la reina Isabel ya descansan en el castillo de Windsor

La música que sonó en la boda de la reina en 1947 y su coronación seis años después, volvió a sonar en esta ocasión. Miles de miles personas en las calles despedidieron a una venerada monarca.
Lunes, 19 de septiembre de 2022 17:52

El féretro de la reina Isabel fue llevado este lunes a una bóveda del castillo de Windsor, su última morada, luego de un día de incomparable pompa que hizo viajar a líderes de todo el mundo a su funeral y congregó a cientos de miles personas en las calles para despedirse de una venerada monarca.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El féretro de la reina Isabel fue llevado este lunes a una bóveda del castillo de Windsor, su última morada, luego de un día de incomparable pompa que hizo viajar a líderes de todo el mundo a su funeral y congregó a cientos de miles personas en las calles para despedirse de una venerada monarca.

Los simpatizantes se alinearon en la ruta que tomó su coche fúnebre desde Londres, lanzando flores, vitoreando y aplaudiendo mientras pasaba de la ciudad a la campiña inglesa que tanto amaba. Miles más se habían amontonado en la capital para presenciar la procesión y el funeral, en un tributo apropiado al monarca británico con más años de servicio.

Dentro de la majestuosa Abadía de Westminster donde se llevó a cabo el funeral, unos 500 presidentes, primeros ministros, miembros de la familia real extranjera y dignatarios, incluido Joe Biden de los Estados Unidos, se encontraban entre los 2.000 asistentes.

Más tarde, la atención se desplazó a la Capilla de San Jorge en el Castillo de Windsor, donde unos 800 invitados asistieron a un servicio de compromiso antes de su entierro. Todo concluyó con la corona, el orbe y el cetro, símbolos del poder y el gobierno del monarca, que se retiraron del ataúd y se colocan en el altar. El Lord Chambelán, el funcionario de más alto rango en la casa real, rompió su "Varita del Oficio", lo que significa el final de su servicio al soberano, y la colocó sobre el ataúd.

Más tarde en la noche, en un servicio familiar privado, el ataúd de Isabel y su esposo por más de siete décadas, el Príncipe Felipe, quien murió el año pasado a los 99 años, eran enterrados juntos en la misma capilla donde sus padres y su hermana, la Princesa Margarita. En el funeral, Justin Welby, el arzobispo de Canterbury, dijo a los presentes que el dolor que sentían tantos en Gran Bretaña y en el resto del mundo reflejaba la "vida abundante y el servicio amoroso" de la difunta monarca.

La música que sonó en la boda de la reina en 1947 y su coronación seis años después, volvió a sonar en esta ocasión. El ataúd ingresó a las líneas de las Escrituras con una partitura utilizada en todos los funerales de estado desde principios del siglo XVIII.

Después del funeral, su ataúd cubierto con la bandera fue arrastrado por marineros por las calles de Londres en una carroza de armas en una de las procesiones militares más grandes vistas en Gran Bretaña, en la que participaron miles de miembros de las fuerzas armadas vestidos con galas ceremoniales. Caminaron al compás de la música fúnebre de las bandas de música, mientras de fondo el famoso Big Ben de la ciudad doblaba cada minuto. El rey Carlos y otros miembros de la realeza de alto rango lo siguieron a pie.

El ataúd fue llevado de la Abadía de Westminster a Wellington Arch y trasladado a un coche fúnebre para viajar a Windsor, donde más grandes multitudes esperaban pacientemente. Entre las multitudes que llegaron de toda Gran Bretaña y más allá, la gente se subió a los postes de luz y se paró en las barreras y escaleras para echar un vistazo a la procesión real.

Algunos vestían elegantes trajes y vestidos negros. Otros vestían sudaderas con capucha, calzas y chándales. Una mujer con el cabello teñido de verde estaba de pie junto a un hombre en traje de mañana mientras esperaban que comenzara la procesión de Londres. Millones más vieron por televisión en casa en un día festivo declarado para la ocasión, la primera vez que se televisa el funeral de un monarca británico.

“He estado viniendo a Windsor durante 50 años. La vi muchas veces a lo largo de los años; sentí que era nuestra vecina y que era simplemente una mujer encantadora; una hermosa reina. Fue bueno decir un último adiós a nuestra vecina”, comentó Baldev Bhakar, de 72 años, un joyero de la cercana ciudad de Slough, hablando frente al Castillo de Windsor. 

Por Michael Holden, Kate Holton y Humza Jilani, de la agencia Reuters
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD