¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

26°
20 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Derrumbes en la Quebrada del Toro, drama en verano

Las lluvias han dejado a la ruta nacional 51 y el ramal C-14 con socavones y enormes deslizamientos de lodo y piedra.
Lunes, 05 de febrero de 2024 00:58

Los deslizamientos de sedimentos en plena Quebrada del Toro son cada día más complicados de solucionar en la temporada de verano. Los enormes volúmenes cortan la ruta nacional 51 en varios sectores, entre Campo Quijano y Chorrillos. Hasta las vías del tren del ramal C- 14 están desapareciendo por los aludes. Pero la preocupación en esta temporada radica en los vecinos asentados a un costado de los arroyos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Los deslizamientos de sedimentos en plena Quebrada del Toro son cada día más complicados de solucionar en la temporada de verano. Los enormes volúmenes cortan la ruta nacional 51 en varios sectores, entre Campo Quijano y Chorrillos. Hasta las vías del tren del ramal C- 14 están desapareciendo por los aludes. Pero la preocupación en esta temporada radica en los vecinos asentados a un costado de los arroyos.

Los lugareños los llaman "volcanes". Desde los cerros bajan con furia, el lodo arrastra piedras, y los troncos, y el agua acumulada en "endicamientos" naturales que cuando se saturan explotan se llevan puesto todo a su paso. Las laderas se sueltan como enormes derrumbes que solo se frenan al llegar a la parte baja de la Quebrada del Toro, en el cauce del río Toro.

"Antes no era así. La naturaleza ha cambiado mucho. Los arroyos crecían y cortaban el camino. En verano podíamos bandear el cauce del río. Hoy no se puede. Los volcanes bajan y tapan el camino y llegan hasta el cauce. El terreno es muy frágil. Llueve un poco y los cerros tienen derrumbes", cuenta Gregorio uno de los vecinos de la zona.

El arroyo la Berta cerca del paraje El Alisal y el Cebollar siempre fueron complicados.

En estos años, otros arroyos, que parecían tan inofensivos, se han convertido en enormes ríos de montaña. Las vías del tren en varias partes quedaron inutilizadas al quedar tapadas por los deslizamientos. En por los menos 30 kilómetros desde Campo Quijano, la cinta asfáltica ha quedado dañada, con enormes baches, y socavones en su banquinas que amenazan con romper lo poco que queda de ruta nacional en este tramo.

"La cantidad de camiones que pasa día y noche por la ruta empeora la situación. Esos enormes camiones hacen vibrar los cerros en la parte baja. Se siente en las paredes de adobe de mi puesto. Las lluvias, y el constante movimiento en la ruta suman a los deslizamientos en los cerros", acotó otro lugareño en diálogo con El Tribuno.

Las vibraciones generadas por camiones de gran tamaño pueden impactar en el suelo y las estructuras cercanas, aunque la relación con los deslizamientos de tierra no es directa y está sujeta a diversos factores.

Según un geólogo consultado por El Tribuno "las vibraciones generadas por camiones suelen ser considerablemente menores en comparación con eventos como puede ser un sismo o explosiones. Por lo tanto, aunque teóricamente es posible que estas vibraciones contribuyan a la inestabilidad de un cerro, en la práctica es poco probable que sean la causa principal de un deslizamiento de tierra significativo".

En este sentido podemos señalar que "los deslizamientos de tierra son fenómenos complejos influenciados por una variedad de factores, como las características del suelo, la topografía, la vegetación, el clima y la actividad humana. Por lo tanto, aunque las vibraciones de un camión puedan desempeñar un papel, es más probable que sean solo uno de los numerosos elementos que contribuyen a la inestabilidad de un cerro".

 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD