Se define curiosa, creativa y amante de las manualidades. Nunca pensó que ese camino la iba a llevar a aprender soldadura por dos años, durlock y quiere incursionar en la carpintería.
“Todos los muebles de mi casa los hice yo. Me gusta armar muebles y a mí esto me encanta”, dijo Laura, esposa y madre de tres hijos.
Es ama de casa y hace un poco más de dos años trabajaba en una droguería, luego empezó a estudiar soldadura y ahora es su propia patrona.
“Siempre tengo trabajo”, sostuvo Laura desde el taller de la escuela en La Loma.
La herrera contó que hace dos años asiste al curso en su barrio y por ahora no tiene pensado dejar de aprender oficios.
Resaltó que el profesor que tienen en el curso los guía muy bien a todos y que se hace mucho hincapié en las normas de salud y seguridad.
Laura, por ejemplo, viste, a pesar del calor sofocante, pantalón de trabajo, una camisa mangas largas, delantal, guantes y botines.
“La indumentaria es muy importante para no lastimarse. Acá refuerzan mucho ese tema por el uso de las máquinas”, explicó Laura.
Esta mujer de 42 años destaca que hoy, gracias a la actividad que tiene, está tranquila porque no le falta trabajo. Sin embargo, lo único que no tiene con esta actividad son beneficios sociales.
Con dos años de estudio, Laura invierte en herramientas y en máquinas para poder tener su propio taller, pero no quiere aventurarse a más por ahora.
Como ama de casa se desenvuelve bien, dice, salvo que detesta cocinar. En su casa hace de todo, hasta le arregla el auto a su esposo que es remisero.
Por lo pronto tiene que terminar una mesa para un televisor con dvd y otra para un equipo de música. La tarea debe continuar.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...