Refiriéndose a los gauchos, Sarmiento decía en Facundo. Civilización y barbarie, escrito en 1845: “La vida del campo, pues, ha desenvuelto en el gaucho las facultades físicas, sin ninguna de las de la inteligencia. Su carácter moral se resiente de su hábito de triunfar de los obstáculos y del poder de la naturaleza: es fuerte, altivo, enérgico. Sin ninguna instrucción, sin necesitarla tampoco, sin medios de subsistencia, como sin necesidades, es feliz en medio de su pobreza y de sus privaciones, que no son tales, para el que nunca conoció mayores goces, ni extendió más altos sus deseos”.

A partir de 1880, tras la elección presidencial de Julio Argentino Roca, Sarmiento fue alejado de la política y continuó su labor literaria. Así, en 1883 publicó Conflictos y armonías de las razas en América y, en 1885, editó su última obra, La vida de Dominguito, biografía de su hijastro Domingo Fidel Sarmiento, que murió en la guerra contra Paraguay iniciada en 1865. En los últimos años de vida, Sarmiento seguía colaborando con pequeños periódicos. Murió en Asunción del Paraguay el 11 de septiembre de 1888.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...