¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
15 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Murió tras ser apuñalado por sus dos mejores amigos en San Lorenzo

Lunes, 15 de octubre de 2012 10:14

“Eran tres amigos inseparables, no podemos entender lo que pasó”, fue la frase que se repitió en el barrio Islas Malvinas, situado en la localidad de Villa San Lorenzo, tras el indignante asesinato a Adán Fernando Córdoba (22), en ese lugar.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

“Eran tres amigos inseparables, no podemos entender lo que pasó”, fue la frase que se repitió en el barrio Islas Malvinas, situado en la localidad de Villa San Lorenzo, tras el indignante asesinato a Adán Fernando Córdoba (22), en ese lugar.

Los vecinos de esa zona no salen de su asombro y tienen motivos suficientes para estar desconcertados, ya que los acusados de matar al joven son sus dos mejores amigos, identificados como Sabino Vilte y Adrián Aguirre.

El hecho ocurrió el sábado pasado en la vivienda de Vilte, situada al final de la calle Quebrada de la Horqueta, al 1900. En el lugar, los tres inseparables amigos se juntaron a ingerir bebidas alcohólicas, como lo hacían todos los fines de semana, a metros de un descampado, donde los lugareños suelen jugar al fútbol.

Según comentaron los testigos a El Tribuno, el lamentable hecho comenzó a las 22, cuando Vilte, que ya se encontraba en estado de ebriedad al igual que sus dos amigos, le reclamó a Córdoba acerca del rumor que le había llegado sobre una supuesta infidelidad de parte de su pareja, identificada como Valeria, con el acusado.

De inmediato, y pese a que el señalado lo negó rotundamente, el despechado buscó un barrote y en compañía de Aguirre, le dio un fuerte golpe en la cabeza, por lo que la víctima cayó desvanecida.

Luego el joven, ya tendido en el suelo, fue apuñalado sin piedad en 18 oportunidades, hasta que los culpables se dieron a la fuga.

“Adán era un buen chico y nunca molestaba a nadie. Estamos seguros de que lo que se comentaba era una mentira y quien hizo circular ese comentario fue Armando Guanca, un vecino que al parecer estaba enamorado de Valeria”, dijo un habitante del lugar que prefirió no ser identificado por temor a represalias.

Tras el hecho, las personas que observaron lo ocurrido se comunicaron con el Sistema de Emergencias 911 y posteriormente, junto a una ambulancia del Samec, el personal policial se dirigió al lugar donde se hallaba el damnificado.

Más tarde, aproximadamente a las 6.35, en la sala de terapia intensiva del hospital San Bernardo, donde le diagnosticaron herida múltiple de arma blanca y politraumatismo, Córdoba falleció debido a un paro cardiorrespiratorio y su cuerpo fue trasladado a la morgue del nosocomio para ser examinado.

La detención de Vilte

La Brigada de Investigaciones quedó a cargo del caso tras el salvaje ataque a la víctima. Horas más tarde, detuvieron al principal acusado en su domicilio, pese a que éste se había fugado del hogar durante la noche de la agresión.

Sin embargo, los brigadistas continúan buscando a Aguirre, quien actuó junto a Vilte y también se dio a la fuga tras consumar el hecho.

El caso quedó a cargo del juez de Instrucción Formal 8, Federico Diez, quien ordenó el traslado del apresado hacia la Alcaidía Judicial.

Se supo, además, que Vilte será indagado por el magistrado en las próximas horas, en la sede de la Ciudad Judicial. Mientras, esperan la captura del otro acusado, quien ya estaría acorralado y sería detenido a la brevedad.

 “Pido que se haga Justicia”

En una humilde vivienda situada en calle Quebrada de la Horqueta 1950, Esther Córdoba, mientras despedía los restos de su hijo, dialogó con El Tribuno y pidió que se haga justicia por su homicidio.

“Mi hijo estaba en la casa de Sabino Vilte porque era el cumpleaños de este chico que ya no sé si era su amigo o enemigo. Luego se pusieron a beber y ahí me lo mataron”, dijo entre lágrimas.

“En esa casa siempre había mala gente, era una especie de conventillo donde llevaban mujeres y pasaba de todo”.

“Anoche (por el sábado), yo volvía de la parroquia de San Lorenzo, donde colaboro, y lo vi con los asesinos. Ya estaban ebrios y después, los testigos me contaron que lo habían encerrado en una habitación y que lo molieron a golpes”, continuó.

“Ahora mi hijo está muerto y solo quiero que se haga justicia, es lo único que pido”, cerró.

El resto de los familiares que se autoconvocaron en la morada del damnificado aseguraron: “Adán no se metía con nadie, era un buen muchacho que durante la semana trabajaba como albañil”.

El velatorio de la víctima se llevó a cabo durante toda la jornada de ayer y esta madrugada en su domicilio. Durante la tarde, el cuerpo será enterrado en el cementerio de la mencionada localidad.

Fuentes judiciales consultadas por este matutino comentaron que el magistrado Federico Diez, titular del Juzgado de Instrucción Formal 8 y a cargo de la causa, podría citar a declarar a los amigos en común de Córdoba y a los señalados, como así también a una joven llamada Valeria, la pareja de Vilte.

Pido que se haga Justicia”

En una humilde vivienda situada en calle Quebrada de la Horqueta 1950, Esther Córdoba, mientras despedía los restos de su hijo, dialogó con El Tribuno y pidió que se haga justicia por su homicidio.
“Mi hijo estaba en la casa de Sabino Vilte porque era el cumpleaños de este chico que ya no sé si era su amigo o enemigo. Luego se pusieron a beber y ahí me lo mataron”, dijo entre lágrimas.
“En esa casa siempre había mala gente, era una especie de conventillo donde llevaban mujeres y pasaba de todo”.
“Anoche (por el sábado), yo volvía de la parroquia de San Lorenzo, donde colaboro, y lo vi con los asesinos. Ya estaban ebrios y después, los testigos me contaron que lo habían encerrado en una habitación y que lo molieron a golpes”, continuó.
“Ahora mi hijo está muerto y solo quiero que se haga justicia, es lo único que pido”, cerró.
El resto de los familiares que se autoconvocaron en la morada del damnificado aseguraron: “Adán no se metía con nadie, era un buen muchacho que durante la semana trabajaba como albañil”.
El velatorio de la víctima se llevó a cabo durante toda la jornada de ayer y esta madrugada en su domicilio. Durante la tarde, el cuerpo será enterrado en el cementerio de la mencionada localidad.
Fuentes judiciales consultadas por este matutino comentaron que el magistrado Federico Diez, titular del Juzgado de Instrucción Formal 8 y a cargo de la causa, podría citar a declarar a los amigos en común de Córdoba y a los señalados, como así también a una joven llamada Valeria, la pareja de Vilte.
.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD