Hace un par de semanas habíamos adelantado en este medio el descontento de varios socios vitalicios de Juventud Antoniana, entre ellos Enrique Mazza, quienes sindicaron que la actual administración del club y el Gobierno pretenden negociar a costa del estadio de la Lerma y San Luis. Hoy, el santuario vuelve a estar en el centro de la escena, de la peor manera.

La noticia sorprendió a todos desde temprano, con el edicto judicial publicado en el diario El Tribuno y que anunciaba la peor de las catástrofes: el remate del estadio Fray Honorato Pistoia, por un juicio laboral realizado por Miguel Rodríguez (ex ayudante de campo del DT Néstor Choque) en el año 2002. La orden de remate salió hoy de manera oficial y se produciría mañana a las 18. Ahora, ¿qué deben hacer los actuales interventores del santo para evitar esta tragedia institucional? 

Los abogados del Centro Juventud Antoniana se reunieron de forma urgente hoy por la mañana con la jueza de 1º Instrucción del Trabajo, Gloria Martearena, quien interviene en la causa del remate, para intentar por todos los medios frenar esta medida judicial que le significará al club desprenderse de su patrimonio más valioso: su estadio.

¿Se puede frenar un remate en menos de 24 horas? Una fuente judicial le manifestó a El Tribuno que la única manera de evitar la ejecución es que los dirigentes antonianos logren un acuerdo urgente con Miguel Rodríguez o con su apoderado legal (el doctor Palacios) para acordar una forma de pago. La deuda original de Juventud se desprende de un juicio laboral iniciado por Rodríguez en el año 2002, por el incumplimiento de tres meses de sueldo (su salario mensual rondaba por aquel entonces los 1500 pesos), es decir, ¡4500 pesos!

Rodriguez ganó un juicio y el monto a pagar por Juventud en el año 2006 era de alrededor de 56.894 pesos, sin embargo, este monto se fue acrecentando, fue creciendo como la espuma con el correr de los años ya que el capital actualizable en concepto de interés era de un 6 por ciento anual. Evidentemente, todo se origina por una deuda que dejaron crecer y se escapó de las manos. A todo esto, hay que sumarle el agravante de que la Cámara Laboral modificó el capital original de la deuda, por lo que en definitiva, según el último recálculo en abril pasado, la deuda asciende a la cifra cercana de 480 mil pesos.

Los abogados del club se presentaron hoy con la jueza y deben llegar a un acuerdo firmado y sellado con el demandante en las próximas horas para evitar el remate. Y ya hay abogados del Estado interiorizándose al respecto de la situación. "La voluntad de la jueza es evitar el remate de la cancha de Juventud, por todo lo que esto significa para miles de personas y por lo que significa el club. Pero hay una deuda y hay que cumplirla", le dijo a este medio un allegado a la magistrada. ¿Sucederá lo peor mañana o esta gestión del santo logrará frenar la catástrofe a tiempo? 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...