Ayer los empresarios europeos señalaron que “la expropiación es una señal muy negativa para los inversores”.

La extracción de shale gas ha sido polémica debido a las diversas preocupaciones sobre sus impactos ambientales.
Pese a que las relaciones con España y Europa están muy complicadas, las amenazas de “represalias” lanzadas por el Gobierno de Madrid apenas conocida la noticia de la estatización de YPF no han tenido hasta ahora el impacto que se había previsto inicialmente.
Ante las quejas de España, al menos dos foros internacionales -el FMI y el G20- interpretaron que se trataba de un conflicto bilateral que deben resolver los gobiernos de ambos países. Y aunque la Unión Europea expresó solidaridad con España y los Estados Unidos también se manifestó preocupado por la situación, las intervenciones de la Cancillería española en busca de sanciones para la Argentina no fueron exitosas.
Ayer un actor más se sumó a la embestida contra Argentina, aunque otra vez fue desde el discurso. Se trata de las cámaras empresarias del Viejo Continente, que a través de una carta a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, lamentaron la decisión y manifestaron su “preocupación” ante la incertidumbre que ella genera.
La BusinessEurope y la EuroChambres señalaron que la expropiación constituye una “decisión desafortunada” que “representa una señal muy negativa para los inversores, tanto a nivel nacional como internacional”. Las dos entidades resaltan en su carta la importancia de la “seguridad jurídica”, y recuerdan que la protección y las garantías de las inversiones constituyen “el principal pilar” de las transacciones empresariales a nivel mundial.
</SUBTITULO>Las sanciones efectivas
Más allá de los discursos, las únicas sanciones efectivas aplicadas fueron la decisión del Gobierno español de dejar de comprar biodiésel al país y la quita de preferencias arancelarias. Sobre la primera, El Gobierno nacional no expresó preocupación, ya que se trata de un producto con gran demanda en el mundo, que -en principio- sería fácilmente reubicable en otros mercados. Sobre las preferencias, se indicó que vencían en los próximos meses y que, además, se daba por descontado que no iban a ser prorrogadas.
Pese a la reacción internacional, en Argentina la expropiación del 51% de las acciones de YPF recogió más adeptos que detractores entre la opinión pública.
En este sentido, el exsecretario de Energía Alieto Guadagni afirmó ayer que “el Gobierno tiene razón” acerca del vaciamiento de YPF, pero destacó que a esa situación se llegó con “la complacencia” del Estado.



 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...