Más de una vez nos hemos encontrado comprando algún artículo que no necesitamos y que generalmente vale más de lo que podemos pagar,  por lo tanto lo sacamos con tarjeta y nos pasamos la vida pagando cuotas. Sin embargo, a pesar de la pesadumbre que eso significa, muchas veces no hemos podido parar  y esto es en realidad porque podemos estar padeciendo una enfermedad que muchas veces pone a toda la familia al borde de la ruina: el síndrome del comprador compulsivo.

Este síndrome está relacionado justamente con el control de los impulsos y se trata a nivel psiquiátrico. Por lo general afecta a personas deprimidas, con baja autoestima, en un rango de edad entre 30 y 40 años. Por lo general mujeres.

En el momento de la compra la sensación es placentera, para quienes sufren esta enfermedad, pero rápidamente esta sensación se transforma en arrepentimiento, situación que los lleva a esconder las bolsas a sus seres queridos o los impulsa a comprar nuevamente para evadir la culpa.

¿Soy una compradora compulsiva?

Para saber si lo que nos pasa se trata efectivamente de un trastorno psicológico o más bien responde al capricho irresponsable o el gusto por la compra en sí misma, aquí te pasamos algunas preguntas a modo de test y después evaluá los resultados.
 

- Salgo de compras todas las semanas

- En general compro cosas que no necesito

- No pienso mucho antes de comprar

- No soy capaz de resistir una buena oferta

- Comprar me produce felicidad

- Cuando compro demasiado no se lo comento a mi familia

- Tengo prendas en mi placard guardadas con la etiqueta todavía

- Tengo muchas deudas

- Nunca comento en qué gasto el dinero

- Casi siempre después de comprar me arrepiento

Si en más de cinco casos tu respuesta fue afirmativa, es posible que estés sufriendo los síntomas de la compra compulsiva.

Recordá que hay varias técnicas para ordenarse con los gastos y muchas actividades que pueden reemplazar la rutina de comprar, pero si el problema supera lo que podés controlar por vos mismo (a), quizás es conveniente seguir una terapia para controlar los impulsos.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...