Le llaman la Catedral de los Cerros y se levanta en un sector de La Calderilla, también llamado Orco Huasi, donde la naturaleza explota su belleza.

Se trata de un verdadero paraíso, con fuentes de agua y una especie de mirador natural desde donde se puede observar parte del pueblo de La Caldera.

En ese sitio el viernes pasado celebró su cumpleaños 97 monseñor Pedro Lira.

Esas tierras son de su propiedad, allí vivió algunos años cuando, por razones de salud, debió dejar la cordobesa diócesis de San Francisco y volver a Salta en busca de aires más saludables. Son 105 hectáreas que el exobispo donó -en octubre de 2011- “para que los hermanos pastores que están de cara al pueblo vivan hasta el final”, porque entiende que la mayor felicidad “está en dar, más que en recibir”.

Junto al padre Pedro (como le dicen sus allegados), estuvieron en el Orco Huasi, el viernes, unos pocos amigos, en un festejo íntimo y sencillo.

Entre otros, lo acompañaron el padre Pablo Pagano y su hermano, el profesor Carlos Pagano; el arquitecto que dirige la obra de la capilla, Guillermo Lee, y varias colaboradoras encabezadas por la señora Yolanda.

La Catedral de los Cerros

La Catedral de los Cerros comenzó a levantarse en junio pasado y se estima que podría inaugurarse en la primera quincena de octubre.

En el altar se puede ver la imagen de la Virgen María Auxiliadora, la misma que desde hace 40 años protege el lugar. Unos metros adelante preparan el sitio elegido por monseñor Lira para su última morada.

Cuando el año pasado monseñor hizo el lanzamiento público de su decisión, habló de un proyecto “audaz, creativo y enriquecedor de los cerros de la zona”. El viernes pasado, frente a la capilla levantada casi en un 90 por ciento (de la mano del constructor Sergio Ramos), el padre Pedro destacó que este trabajo sencillo y callado es la maravillosa plataforma de un proyecto de largo alcance”.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...