Dos importantes excomisarios de la Policía de Tucumán, entre ellos un subjefe de la fuerza, fueron detenidos esta mañana como acusados de haber encubrido el crimen de la joven Paulina Lebbos, ocurrido siete años atrás.
Uno de los arrestados es el exsubjefe de la Policía de Tucumán Nicolás Barrera y el otro el exjefe de la Unidad Regional Norte de la fuerza provincial Héctor Brito, en ambos casos por encubrimiento del asesinato de la joven, perpetrado en 2006.
Con la detención de los exjefes policiales, medida que fue llevada a cabo con la participación de agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, ya son cuatro los detenidos por el crimen de la joven.
El fiscal Diego López Ávila ordenó la detención anoche de un hombre que sería una de las que tuvo el teléfono de la víctima, mientras que el martes pasado se había tomado la misma medida con un hombre de 34 años.
Tras la detención de los excomisario, Alberto Lebbos, padre de la joven asesinada, dijo que "esta gente tiene la oportunidad de decir la verdad y a quien encubren".
El 26 de febrero de 2006, Paulina Lebbos, de 22 años, fue a bailar al boliche "Gitana", de las afueras de San Miguel de
Tucumán, con su mejor amiga, Virginia Mercado. Al salir de la disco, Paulina dejó a su acompañante en su casa
y le dijo que se iba a dirigir al domicilio de su novio, César Soto.
Días más tarde, el cuerpo de la chica fue encontrado a un costado de la ruta 341, en Tapia, en la zona noroeste de la
provincia. La inmovilidad de la causa terminó con la separación del caso del fiscal anterior, Carlos Albaca, tras un duro informe del Programa Nacional de Lucha contra la Impunidad.
A partir de ese momento, asumió el caso el fiscal Ávila, quien formó un equipo integrado por los instructores Constanza Vázquez, Guillermo Taylor y Mariana Stein, para encarar una investigación que parece haber empezado a dar sus frutos en los últimos días. 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...