¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
20 de Abril,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Detienen a ladrones de un megarrobo

Sabado, 02 de marzo de 2013 20:32

La recientemente creada División Norte de Inteligencia Criminal de la Policía de la Provincia capturó el jueves pasado a tres sospechosos de haber perpetrado un fastuoso robo, consistente en un millón de dólares y un millón de pesos argentinos, en perjuicio del productor frutihortícola y exintendente de Colonia Santa Rosa, Oscar Felipe Sánchez (74) y su esposa, Angelita Agripina Aflitto, de la misma edad, perpetrado en el domicilio de las víctimas el 13 de diciembre de 2012 en Colonia Santa Rosa. El procedimiento fue encabezado por el titular de la unidad especial -de la que dependen las brigadas de Investigaciones y de Drogas Peligrosas de los departamentos Orán y San Martín-, comisario inspector Miguel Flores, quien fuera titular de la comisaría 42, de Tartagal. La causa se halla en manos de la jueza de Instrucción Formal 2, con asiento en Orán, Norma Vera. Uno de los detenidos, un joven de no más de 25 años, es Roberto Sánchez, nieto de las víctimas y sus cómplices fueron identificados como Andrés Guerrero, de Pichanal, dueño de un vasto prontuario, y Lucas Cabrera, amigo de la infancia del principal implicado, con residencia en Colonia Santa Rosa. Fuentes de la fuerza informaron que en Salta se produjo una serie de allanamientos, secuestrándose tres autos de alta gama que estaban en poder de los detenidos.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

La recientemente creada División Norte de Inteligencia Criminal de la Policía de la Provincia capturó el jueves pasado a tres sospechosos de haber perpetrado un fastuoso robo, consistente en un millón de dólares y un millón de pesos argentinos, en perjuicio del productor frutihortícola y exintendente de Colonia Santa Rosa, Oscar Felipe Sánchez (74) y su esposa, Angelita Agripina Aflitto, de la misma edad, perpetrado en el domicilio de las víctimas el 13 de diciembre de 2012 en Colonia Santa Rosa. El procedimiento fue encabezado por el titular de la unidad especial -de la que dependen las brigadas de Investigaciones y de Drogas Peligrosas de los departamentos Orán y San Martín-, comisario inspector Miguel Flores, quien fuera titular de la comisaría 42, de Tartagal. La causa se halla en manos de la jueza de Instrucción Formal 2, con asiento en Orán, Norma Vera. Uno de los detenidos, un joven de no más de 25 años, es Roberto Sánchez, nieto de las víctimas y sus cómplices fueron identificados como Andrés Guerrero, de Pichanal, dueño de un vasto prontuario, y Lucas Cabrera, amigo de la infancia del principal implicado, con residencia en Colonia Santa Rosa. Fuentes de la fuerza informaron que en Salta se produjo una serie de allanamientos, secuestrándose tres autos de alta gama que estaban en poder de los detenidos.

La golpiza fue despiadada

Los tres sujetos que ingresaron al domicilio de los ancianos fueron despiadados. Cuando los tenían inmovilizados les dieron duro con las macanas que portaban, especialmente a la mujer, que es pequeña y de físico menudo.
Fue tal la violencia descargada contra ambos, que, desesperada, Angelita Agripina decidió decirles dónde escondían el dinero. Los condujo hacia las oficinas de la empresa familiar, les indicó un tirante donde se hallaba un manojo de llaves y luego abrió personalmente dos pequeñas cajas fuertes que se encontraban bajo una repisa. De allí los ladrones extrajeron US$ 1.000.000, de una y $1.000.000, de otra. La odisea de la pareja comenzó a las 3.30 y concluyó poco antes de las 5, momento en que los delincuentes escaparon.

Las pesquisas estaban orientadas al entorno familiar

Las pesquisas que determinaron la detención de los tres sospechosos estuvieron siempre orientadas al entorno familiar, ya que los delincuentes que perpetraron el ilícito sabían lo que buscaban y conocían las costumbres de las víctimas. El dinero no se hallaba en el domicilio de la familia Sánchez-Aflitto, sino que en un inmueble colateral, ubicado al lado de la residencia, una pequeña casa de barrio. Los ladrones actuaron en horas de la madrugada. Ingresaron armados con tres palos similares a los que usan los camioneros para controlar el aire de las ruedas. Sorprendieron a la pareja durmiendo, los ataron de pies y manos con precintos plásticos y les taparon la boca con cintas de embalar.
 

Temas de la nota

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Temas de la nota

PUBLICIDAD