Un cambio con pocas explicaciones pero con resonancias de Lomas de Medeiros en el gabinete de Juan Manuel Urtubey. Ernesto Samsón, quien acompañó al gobernador desde los inicios de su primer mandato, será reemplazado por Ramiro Simón Padrós en la Secretaría de la Gobernación. El hasta ahora Fiscal de Estado y reconocido por ser un hombre muy cercano al Procurador General Pablo López Viñals, jura hoy a las 9.
Simón Padrós había asumido como fiscal, en reemplazo de Ricardo Casali Rey, en agosto de 2011. Hasta entonces era Secretario Legal y Técnico, cargo en el que fue reemplazado por Pablo Robbio Saravia, el mismo que hace pocas semanas sobrevivió al escándalo de Lomas de Medeiros. Respecto de ese caso, y pese a los alcances que tuvo el escándalo, Simón Padrós no promovió ninguna investigación sobre las irregularidades cometidas en la adjudicación de esas viviendas.
En octubre pasado, Simón Padrós y Robbio Saravia viajaron a Francia, con pasajes, gastos y viáticos a cargo del erario público, aunque nunca se informó el motivo de ese viaje.
Sus dos años de gestión como fiscal no dejaron ningún escrito que se considere valioso para la doctrina o la jurisprudencia. Sí abundaron intervenciones y pronunciamientos que ratificaron su encolumnamiento sin fisuras con el modelo de “fiscalía politizada” que tiene a López Viñals como figura más notoria.
En tanto, se desconoce el futuro político de Samsón. Tampoco se informó hasta anoche quién asumirá como nuevo Fiscal de Estado.
Samsón había quedado en el ojo de la tormenta por el escándalo de Lomas de Medeiros. Una de sus hijas había sido adjudicataria de ese barrio. Pero, tras las denuncias de acomodos a familiares y amigos del Gobierno, se retiró la eventual adjudicación. Pero no debe haber sido ese el motivo de la renuncia, ya que el compañero de viaje de Simón Padrós, Pablo Robbio Saravia, sigue como Secretario Legal y Técnico a pesar de que, para acceder a la casa, adulteró su declaración de bienes.

Movimientos en el gabinete

Hace un mes y medio hubo algunas renuncias de “funcionarios candidatos”. Rubén Fortuny dejó el Ministerio de Trabajo para lanzar una costosa campaña para diputado nacional y Rodolfo Urtubey dejó el Fondo de Reparación Histórica, que administró durante un año con menguados resultados -solo se ejecutó un 12 por ciento de los 800 millones de pesos originales- para dedicarse a su nuevo rol de candidato oficial a senador. El controvertido Marcelo Cil dejó en medio de denuncias de enriquecimiento ilícito la secretaría de Asuntos Municipales. 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...